KLM decora el fuselaje de un avión con rostros de sus usuarios

Hace ya tiempo que las líneas aéreas utilizan los fuselajes de sus aviones como plataformas publicitarias, aunque no sea de forma generalizada, al igual que han empezado a recurrir a las redes sociales para desarrollar campañas promocionales. KLM acaba de combinar ambas y el resultado es el Delft Blue.

El Delft Blue es un Boeing 777-200 de 64 metros de longitud por 18 de altura que ha sido recubierto con 4.000 adhesivos que representan a los típicos azulejos decorados de la ciudad holandesa de Delft, donde se presentó el aparato y que suele proporcionar estos objetos a la compañía para regalar en la clase Business. Los que cubren el avión son el fruto de una campaña llevada a cabo entre abril y mayo en Facebook y Twitter que se llamaba Tile & Inspire, en la que la aerolínea invitaba a los usuarios a subir sus fotos acompañadas de un lema. Imágenes y palabras se imprimirían en una pegatina que se incorporaría al avión.

Se presentaron 120.000 de 154 países y en múltiples idiomas. Entonces se procedió a hacer una selección y el Delft Blue ya pudo volar el pasado 15 de junio con su nueva ornamentación. Es posible que se lo encuentren si toman alguno de los muchos vuelos baratos a Frankfurt.