Cómo suena la música de una ciudad

¿Cómo sería la música producida por una ciudad? La respuesta parece obvia y tópica: Madrid a organillo zarzuelero; Barcelona a sardana o rumba catalana; Sevilla a sevillanas, claro; Londres a la pompa y circunstancia de Elgar; Berlín a la cabalgata de las Walkirias wagneriana… Pero el artista holandés Akko Goldenbeld propone averiguar cómo es la música de una ciudad literalmente. Para ello ha colocado una maqueta tridimensional de Eindhoven en un gigantesco cilindro, acoplando éste a un piano de manera que cada vez que se gira con una manivela los edificios golpean las teclas, como si se tratara de un enorme organillo. El resultado se titula Stadsmuziek y se puede ver y oir en el Salone del Mobile de Milán. Eso sí, para música la que podemos escuchar tomando alguno de los muchos vuelos baratos a Venecia.