Categorías
Historia

150º aniversario de la Guerra de Secesión


El mes de abril pasó casi desapercibido el 150º aniversario del estallido de la Guerra de Secesión norteamericana, el conflicto que ha sido definido a la vez como la última contienda preindustrial y la primera industrial. Ello, porque a la amalgama de diferentes fuerzas y las tácticas de combate heredadas de tiempos napoleónicos, con las típicas formaciones en línea que se disparaban en masa simultáneamente, se incorporaron nuevas tecnologías hasta entonces inéditas en el mundo bélico, como el ferrocarril, los submarinos, la precisión de algunos fusiles (que limitó la eficacia de la caballería) e incluso la tierra quemada contra la población civil para que se desanimara y presionara a su gobierno.

Bien es cierto que la mayoría de las innovaciones fueron aportadas por el Norte que, al fin y al cabo, basaba su economía en la industria con el 90% de la producción del país y el 855 del capital bancario, así como la mayoría de las líneas férreas y bastante dinamismo social. El Sur, en cambio, vivía de la agricultura, especialmente del algodón que exportaba a Europa, con una población de menos de la mitad de habitantes (de los que un tercio eran esclavos) y conceptos económicos completamente opuestos a los de sus vecinos.

No era sólo abolición contra esclavismo, pues, sino proteccionismo contra librecambio: como había ocurrido en Inglaterra durante la Revolución Industrial, para las fábricas era necesaria la creación de una clase social proletaria y los esclavos sobraban en una idea así. El problema estaba en que al Sur le resultaba rentable su sistema y no quería cambiarlo. Todo esto se reflejaba en los respectivos ejércitos: el del Norte, bien equipado, con abrumadora mayoría de efectivos y las mejores armas frente a los confederados, en inferioridad numérica y viéndose obligados a desarrollar tácticas defensivas.

Al final, cuatro años de guerra civil que registraron más de medio millón de muertos y otros tantos heridos pero que supuso la modernización definitiva del país y la consolidación de un concepto de unidad gracias a la actitud integradora de los vencedores, que evitaron represalias para fomentar la reconciliación. Todo un ejemplo.