¿Matan los teléfonos móviles a las abejas?

Imagen: PublicDomainPictures en Pixabay

El Instituto Federal de Tecnología de Suiza, con sede en Lausana, anunció hace unos días los resultados de sus investigaciones para aclarar por qué la población de abejas está descendiendo en todo el mundo de forma tan misteriosa como dramática. Según el director de los trabajos, Daniel Favre, estos insectos acusan fuertemente la irrupción en su medio de vida de los teléfonos móviles -en eso no se diferencian de nosotros- y para demostrarlo ha llevado a cabo casi un centenar de experimentos.

Realizando observaciones detalladas y mediciones se ha podido observar que al producirse un tono de llamada las abejas multiplican por diez el batir de sus alas, quizá a manera de contestación. Luego se alejan de la colmena en un vuelo errático, muestra clara de desorientación, perdiendo contacto con el enjambre. Según Favre, la abeja es un animal especialmente sensible a las ondas electromagnéticas que se producen al llamar.

Sin embargo los propios científicos suizos admiten que este hecho, por sí solo, no basta para explicar su declive, ya que las colmenas no suelen estar cerca de lugares donde abunden los teléfonos móviles. En otros medios más relacionados directamente con la apicultura, se insiste en la destructora acción que provoca el varroa, un parásito que afecta al sistema gástrico de las abejas.