Cerca de la ciudad sueca de Vasteras hay un hotel submarino situado en el centro del lago Mälaren cuyo único dormitorio se halla a 3 metros por debajo de la superficie, entrándose a través de una pequeña caseta construida sobre una plataforma flotante. Pero el Jules’ Undersea Lodge es, por decirlo de alguna manera, más submarino todavía: para poder entrar es necesario bucear a 9 metros de profundidad. Y rodeado de barracudas, nada menos.

Hotel submarino en Cayo Largo

El nombre está puesto en honor del escritor francés Jules Verne, claro. Al fin y al cabo los comienzos del hotel fueron científicos, como si hubiera salido de la fértil imaginación del escritor francés, como si de un mini Nautilus se tratara. Diseñado por Ian Kublick, era un laboratorio subacuático utilizado para estudiar el fondo de las aguas de Puerto Rico, allá por los años setenta. Entonces se llamaba La Chalupa. Luego lo reconvirtieron en negocio hostelero y lo trasladaron al Lago Esmeralda, en Cayo Largo (Florida).

Es una estructura trapezoidal dotada de tres ojos de buey con cristal de 42 pulgadas cuyo interior se divide en dos secciones simétricas separadas por un pasillo donde se sitúan la escotilla de entrada y el cuarto de baño, ducha de agua caliente incluida. En la primera están los dos dormitorios y, en la otra, una zona común que sirve de cocina, comedor y salón. En total, 55 metros cuadrados con capacidad máxima para seis personas.

Parece divertido para un día. No más, salvo que uno sea un entusiasta buceador. Y no lo digo tanto por el sitio en sí como por el precio que llega casi a 500 dólares.

  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

One reply on “Hotel submarino en Cayo Largo”