Extrayendo electricidad de los peatones

¿Recuerdan el argumento de Matrix? el mundo era una especie de mega realidad virtual y los seres humanos pasaban su vida, desde su creación (artificial) hasta la muerte metidos en unas cápsulas que extraían la elericidad de sus cuerpos como fuente de energía. Pues durante la Semana de la Energía Sostenible de Bruselas, la comisión Europea de Energía estudiará el último invento para conseguir eso, energía, de los peatones de las ciudades. Al fin y al cabo hay decenas o cientos de miles -y subiendo- desplazándose por las calles así que ¿por qué no aprovecharlos? Por supuesto, no como en Matrix.

En 2006 la empresa holandesa Sustainable Dance Club instaló en una discoteca de Rotterdam una nueva tecnología, creada por la compañía Enviu, el estudio arquitectónico Döll y las universidades de Delf y Eindhoven, consistente en unas baldosas que, al pisarlas, se desplazaban un centímetro hacia abajo activando un motor que transformaba ese movimiento en electricidad. Ésta se canalizaba hacia el sistema de iluminación y el de sonido.

La idea ha sido extrapolada al entorno urbano por la ciudad de Toulouse, que en la Plaza Francois Miterrand acaba de instalar 15 baldosas similares a las de la discoteca holandesa. En este caso no se mueven pero la presión de las pisadas se transforma en electricidad por inducción magnética, gracias a un imán envuelto en una bobina de cobre que atrae la energía cinética y la transforma en una corriente de electrones. Ésta se va acumulando en una batería a lo largo del día para, por la noche, suministrar energía a las farolas, que son de tipo led y se encienden sólo al acercarse alguien -tienen un detector de calor- para optimizar el gasto.

Foto: robaid.com