Categorías
Destinos Museos

El Far West en el Parque Temático del desierto de Tabernas


La muerte tenía un precio, Por un puñado de dólares, El bueno, el feo y el malo, Hasta que llegó su hora, Lawrence de Arabia, Indiana Jones y la Última Cruzada, 800 balas… Todas estas películas tienen un elemento común: fueron rodadas en España, en el desierto almeriense de Tabernas, que es el más grande de Europa con cerca de 2.000 kilómetros cuadrados de arena, piedras, cactus y lomas erosionadas por el sol y el viento. Un lugar perfecto para reproducir el ambiente del estado de Nuevo México en el que se desarrollaron montones de films del oeste.

Más concretamente, de spaghetti-westerns, porque estos estudios aparecieron de la mano del célebre directo transalpino Sergio Leone y sus continuadores convirtiendo el lugar en Mini-Hollywood. Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Raquel Welch, Claudia Cardinale y otras estrellas del cine pasaron por allí y sufrieron los rigores del calor andaluz entre los años sesenta y setenta mientras actuaban ante las cámaras en magníficos decorados que reproducían los estereotipos del far west: pueblos mexicanos, la oficina del sheriff, el saloon, el banco, la barbería, la oficina de telégrafos, la funeraria, etc.

Fueron varios los sets de rodaje y todos han sido reconvertidos en un gran parque temático descentralizado con diversas áreas: Fort Bravo (originalmente Poblado El Fraile y que aporta un cementerio, una reserva india y ganado americano), Western Leone (ubicado en la carretera de Granada, antes se llamaba Rancho Leone porque allí rodó en 1968 Hasta que llegó su hora, con Henry Fonda y Charles Bronson), Fortaleza Cóndor, Poblado Nueva Frontera, Fuerte Gobi y Poblado Mimbrero.

El centro principal está en Oasys, donde se han incorporado equipaciones modernas como un restaurante buffet, tienda de regalos, piscina, guardería, el Museo de carruajes y el Museo del cine (que incluye un centenar de piezas relacionadas con el séptimo arte y más de 200 carteles), una galería de tiro, un jardín botánico especializado en cactus y una reserva zoológica con cientos de especies visitable en parte a pie y en parte en coche con aviario y estanque de cocodrilos. También se representan típicos espectáculos con actores (asalto a la diligencia, bailarinas de can-can en el saloon…), existe la posibilidad de disfrazarse de vaquero para hacerse fotos y, por supuesto, se puede -se debe- montar a caballo.

Abre de 10:00 a 21:00 excepto en invierno, que cierra dos horas antes. Los lunes, descanso. El precio de la entrada es de 17 euros (9 para niños menores de 12 años).

Foto:turismoporandalucía.es