Venecia en Carnaval

Venecia en Carnaval

Parece increíble que la misma fiesta, el Carnaval, se celebre de forma tan diferente en Río de Janeiro o Venecia, por poner los dos casos extremos. Curiosamente, ambos son igual de representativos, sólo que reflejando sus respectivos espíritus y -esto es más importante de lo que parece- entornos. Si la ciudad brasileña es una explosión de alegría, color, animación alocada y sensualidad, todo lo cual le confiere un carácter marcadamente popular, la italiana no cede un ápice en lo que a diversión se refiere, pero envolviendo los fastos en elegancia, clasicismo y tradición casi aristocráticas. Papel y espuma frente a seda y terciopelo. La escasez de vestuario que permite el clima brasileño contra las largas vestiduras necesarias en el invierno europeo.
Venecia en Carnaval
Otro día hablaré de Río porque hoy toca Venecia, aunque sólo sea por respeto a los mayores, por antigüedad, ya que sus raíces se remontan al Medievo. Pero no hay que engañarse: en la República Serenísima, el Carnaval alcanzó su momento álgido en el siglo XVIII, cuya imagen sigue reproduciéndose hoy en día casi como seña de identidad: el tricornio, el tabarro (capa), el banto (capucha), la maschera nobile (blanca e inexpresiva), la llegada en góndola a las fiestas… Si a todo esto se le añaden ribetes dorados, fuegos artificiales, música barroca y la fantástica arquitectura veneciana seguro que uno se encuentra en alguna fiesta de postín, como el Gran Ballo della Cavalchina, la Mascherada, o los ballos del Doge o del Tiépolo, que se celebran en lugares como el Palazzo Pisani o el Teatro La Fenice al módico precio de medio millar de euros la entrada.

Al fin y al cabo fue la nobleza la que empezó a disfrazarse con antifaces para mezclarse con el pueblo durante los festejos. Luego se incorporaron otras costumbres, como los trajes inspirados en personajes de la commedia dell’arte, el Vuelo del ángel desde el campanile, la Feste della Marie, que recrea el secuestro por los turcos de doce niñas -rescatadas más tarde- o la moda del carnaval temático, impuesto desde hace tiempo pese a la tradición dieciochesca. Este año el título es Ottocento, da senso a Sissi. La cittá delle donne, dedicado al siglo XIX y con la curiosa coincidencia con el Día de la Mujer (8 de marzo). Puedes utilizar un buscador para encontrar vuelos low cost a Venecia.

Foto: wikimedia