Blue Lagoon, el spa islandés de referencia


Imagen: Tony Hisgett en Wikimedia Commons

Una de las mayores atracciones de Islandia mezcla las maravillas naturales, tan habituales en la isla, con su adecuación artificial al servicio del turista. Se trata del Blue Lagoon Geothermal, un spa construido en torno a una gran piscina natural del campo de lava de Grindarik, en la Península de Reykjanes; está en el sudoeste de la isla, a 39 kilómetros de la capital, Reykajvik. Alrededor se han construido unas instalaciones que acogen el spa, donde se aplican masajes, tratamientos de belleza y relajación, se pueden disfrutar cenas románticas, alojarse e incluso organizar reuniones de trabajo. En total son 5.000 metros cuadrados cuyo atractivo está avalado por las 400.000 visitas anuales que recibe.

Pero lo más destacado, sin duda, es la piscina del Lago Azul. Sus aguas, ricas en minerales sulfurosos, son beneficiosas para curar afecciones cutáneas como la psoriasis. Y, quien no sufra esta enfermedad puede acudir igualmente a darse un baño al aire libre sin miedo al frío islandés porque la temperatura del agua oscila entre los 37 y los 39 grados, sabiendo además que se renueva cada 40 horas gracias a un potente sistema de turbinas. Con un poco de suerte hasta se puede asistir a una aurora boreal en pleno baño termal nocturno. Así que busca ya tus vuelos a Islandia y disfrútalo.