Categorías
Arte Ecología

Creando mosaicos con madera desechada, en Vietnam


Los artistas actuales tienden a utilizar, de forma cada vez más generalizada, materiales de desecho que recogen de diferentes fuentes. En este blog ya se han podido ver numerosos ejemplos y muchos más que vendrán: papeles, basura, plásticos, bicicletas, armas, libros… La mayoría sirven para grandes instalaciones más propias para exponer en un museo que en una casa; no es el caso de la que publico hoy, que podría decorar perfectamente cualquier salón moderno o clásico.

El autor se llama Nguyen Van Vien, tiene 53 años y es natural de la aldea vietnamita de Khuc Toai, tradicionalmente dedicada a las labores de carpintería. Van Vien heredó también esa tradición y trabajó como ebanista para mantener a su familia, pero las exiguas ganancias le impulsaron a tratar de abaratar los costes de materia prima, así que un día se fue al río en busca de madera desechada por los talleres y encontró tres troncos a la deriva que rescató con la idea de sacarles provecho. Pero, cuando les quitó la corteza, sus ojos de artista descubrieron un mundo de posibilidades en aquellas vetas de múltiples tonalidades.

Porque Van Vien no era un simple carpintero: a los 19 años había estudiado en la Facultad de Bellas Artes de Indochina, en Hanoi y ahora despertaba su verdadera vocación. Van Vien fabricó cientos de pequeñas piezas que ordenó por colores y con ellas empezó a crear mosaicos impresionantes como el de la foto, hasta convertirse en un reputado artista que ha ganado un buen número de premios y el título nacional de Artesano de Manos de Oro.

Vía: Oddity Central
Foto: VNP