Doñana, otra vez en el filo de la navaja

El Parque Nacional de Doñana vuelve a estar en peligro, tanto en el aspecto físico como en el categórico, pues podría perder su distinción como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. No es que lo digamos nosotros: sólo nos hacemos eco de las advertencias de de WWF ante la inspección científica que llevaron a cabo la UNESCO, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y el Convenio Internacional Ramsar (dedicado a proteger humedales) este fin de semana.
Doñana otra vez filo navaja
Sobre el parque se ciernen tres sombras. La primera la constituyen los cultivos intensivos e ilegales que crecen en su entorno, explotando cerca de un millar de pozos antirreglamentarios que agotan las aguas de los acuíferos además de interrumpir los traslados de los animales. La segunda, el proyecto de oleoducto que conectará una refinería de Badajoz con Huelva pasando junto a Doñana, con el consiguiente riesgo de marea negra si hay rotura, fugas o accidentes con alguno de los petroleros que recalarán en el puerto, un centenar. La tercera es el dragado del río Guadalquivir para aumentar el calado metro y medio y facilitar su navegabilidad.

El resultado del informe de la inspección se conocerá en tres meses.

Foto: wikimedia