Cerrado el primer hotel-cápsula chino a la semana de inaugurarse


Los medios de comunicación se han hecho eco del fracaso, temporal al menos, del primer alojamiento de China construido a imitación de los japoneses, un hotel tipo nicho. El dueño, un joven empresario de 33 años llamado Ta Zan, había trabajado en un establecimiento de este estilo en Tokio y decidió importar la idea a Shangai, donde los alquileres son demasiado elevados para muchos trabajadores que deben pernoctar en la ciudad porque tienen su domicilio fijo en otras localidades.
Pero el pasado mes de noviembre un devastador incendio arrasó un bloque de apartamentos con el resultado de más de medio centenar de muertos, lo que ha provocado un endurecimiento de la normativa. Y el hotel apenas llevaba una semana de funcionamiento cuando las autoridades decidieron cerrarlo argumentando que aglutinar 68 clientes en sólo 300 metros cuadrados es un peligro.

Las cápsulas donde se alojan los huéspedes -exclusivamente hombres- siguen el modelo nipón. Miden 2 metros de longitud por 1 de ancho y 1 de alto, estando equipadas con colchón, luz, TV y acceso Wi-Fi a Internet. En Japón cuestan entre 25 y 30 euros, al cambio, que a veces se pagan directamente introduciendo las monedas en una ranura; el hotel chino era más barato, menos de 7 euros, y estaba situado estratégicamente junto a la estación ferroviaria.

Foto: wikipedia