Árboles y Bosques del Año 2010


La encina de Ambite/Imagen: Jacinta Lluch Valero en Wikimedia Commons

El pasado 19 de noviembre la comisión de expertos de los Premios Árbol y Bosque del año 2010, concurso organizado por Bosques sin Fronteras con la colaboración de la Fundación Biodiversidad para sensibilizar acerca de la importancia del entorno vegetal y ayudar a los propietarios de dichos árboles y bosques en su conservación, falló las distinciones de esta edición. Fueron los siguientes:

El galardón Árbol cuidado fue para el llamado Abuelo de Chavín, un eucalipto de Viveiro (Lugo) considerado el más grande de Europa con 75,2 metros cúbicos de volumen.

El Árbol cuidado fue la morera la Matriarca, de Alcira (Valencia), que está incluida en el Catálogo de árboles monumentales de la Comunidad Valenciana. En esta categoría hay menciones especiales para los montes de Coca por su buena gestión.

El Olmo de Layos (Toledo) se llevó el premio Árbol histórico, no sólo por figurar en el escudo heráldico del municipio sino también porque «conoció» a personajes como Eugenia de Montijo o la familia López de Ayala.

El Árbol longevo es la Encina de Ambite, en Madrid, que tiene nada menos que 600 años de edad y sigue tan lozana. Por el contrario, el Bosque amenazado corresponde al de Souto de Santa Coloma (Lugo), cuyas 140 hectáreas de castaños centenarios, fresnos y alisos de las riberas del río Lurula están en peligro por una carretera y una escombrera.

Por último, las categorías de Árbol emblemático y Bosque emblemático las ganan respectivamente el Castaño Santo de Málaga (Monumento Natural de Andalucía) y el hayedo de Montejo (Madrid), este último por ser el único que hay en su Comunidad.