La ciencia continúa buscando nuevos materiales para incorporar a la construcción y acercar a este sector a la sostenibilidad, la ecología y el respeto al medio ambiente. Ya es costumbre publicar aquí posts sobre edificios verdes, sistemas de energía solar aplicados ya de forma habitual y ladrillos con composición atrevida. En esta ocasión le toca el turno al cemento.

Va a hacer un año que la empresa británica Novacem, con sede en Londres, se dio este plazo para tener ultimado y lanzar al mercado un cemento que permite reducir los elevados niveles de dióxido de carbono que se emiten a la atmósfera durante su elaboración. De hecho, no sólo los reduce sino que los elimina completamente.

Ello se debe a los materiales que se emplean. El cemento está formado por piedra caliza pulverizada, arcilla, arena y mineral de hierro. Esta mezcla se calienta a 1.450 grados con carbón o gas natural y, según los cálculos, cada tonelada métrica produce entre 650 y 929 kilogramos de CO2; como se hacen 2,8 millones de toneladas de cemento al año esos significa el 5% de las emisiones del planeta en un año. Pero ahora se prescinde de la caliza, rica en carbono y por tanto una de las principales culpables de la contaminación, y en su lugar se utiliza el silicato de magnesio, que no necesita temperaturas tan grandes para endurecer y absorbe los gases de efecto invernadero. Los técnicos de Novacem calculan que pueden ahorrar hasta 100 kilogramos de gases en la producción de cada tonelada.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

3 respuestas a “Un nuevo cemento cuya elaboración no emite CO2”