Pintura holandesa y flamenca en el Guggenheim

Ayer se inauguró en el Guggenheim de Bilbao la exposición La Edad de Oro de la pintura holandesa y flamenca, que permanecerá abierta en la tercera planta de museo vizcaíno hasta el 23 de enero de 2011. Patrocinada por la Fundación BBVA y comisariada por Jochen Sander, subdirector y conservador de Pintura alemana, flamenca y holandesa del Städel Museum de Frankfurt, reúne 130 cuadros -algunos inéditos en España- de más de 80 artistas, algunos de ellos tan representativos como Rembrandt, Rubens, Vermeer, Frans Hals, los Brueghel o Jordaens.

Pintura holandesa flamenca Guggenheim

El recorrido es temático, dividido en cinco secciones que caracterizan los géneros preferidos en el siglo XVII: Historia, Retrato, Pintura de género, Paisaje y Naturaleza muerta. El propio comisario destacó como obras maestras El geógrafo (Vermeer), La burla de Latona (Brueghel el Viejo) y la Fragata disparando salvas de cañón y balandro con mar en calma (Simon de Vlieger), pero también son interesantes para apreciar la evolución del retratismo burgués la Mujer sentada en una butaca (Verspronck) o la Mujer con vestido negro (Maes).

En el siglo XVII las 17 provincias que formaban los Países Bajos se alzaron contra el dominio español de Felipe II a rebufo de las Guerras de Religión que habían comenzado décadas antes. Esta Guerra de los Ochenta Años, como fue bautizada, provocó que en 1581 siete de esas provincias se declararan independientes, denominándose Provincias Unidas del Norte. No conseguirían su reconocimiento hasta 1648 (Tratado de Munster) porque la Corona española logró retener los territorios del sur (actuales Bélgica y Luxemburgo), pero buena parte de los artistas locales emigró al norte por cuestiones de religión formando un importante núcleo cultural y artístico que se vio reforzado por el mecenazgo de la burguesía comercial emergente, surgida gracias a las poderosas flota de guerra y mercante que poseía el nuevo país y que le llevaron a una intensa expansión colonial. Así nació la Edad de Oro flamenca y holandesa.