Imagen: Cango Wildlife Ranch


Si alguien busca una experiencia distinta, con emociones fuertes y descarga masiva de adrenalina pero sin el esfuerzo de realizar un deporte y con el riesgo bajo control, puede acercarse hasta el Cango Wildlife Ranch de Oudtsshoom, en Sudáfrica, y probar el Crocodile Cage Diving, que consiste en darse un baño en compañía de Zimbakwe y sus amigos.

Como se puede apreciar en las fotos y su propio nombre indica, es un grupo de cinco cocodrilos del Nilo que viven en un gran tanque de cristal acostumbrados a la presencia humana en esta fundación creada en 1977 para la protección de especies. Aún así no deja de ser toda una vivencia el poder contemplarlos alrededor de uno, sobre y bajo el agua, gracias a la protección de una jaula especial. Ni siquiera hace falta equipo de inmersión, bastando con un tubo de snorkel.

Aunque no son exactamente lo que se llamaría unas vacaciones familiares, lo cierto es que los niños también pueden disfrutar de la muy cercana compañía de estos monstruos de 4 metros: tan sólo se exige una edad de 16 años, que son 12 si el pequeño baja acompañado de un adulto. El tiempo permitido son 10 minutos, para evitar estresar a los animales; el precio unos 40 dólares.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

4 respuestas a “Nadando entre cocodrilos”