Ghirlandaio, el Renacimiento italiano en el Thyssen


Domenico Bigordi, más conocido por su apodo Ghirlandaio, no es el artista más famoso del Renacimiento para la mayor parte del público, pero los más entusiastas de la pintura saben que a sus pinceles se deben los frescos de la iglesia de Santa María Novella, en Florencia. Ghirlandaio forma parte de lo que futbolísticamente se duele llamar clase media, un estatus que no alcanza la popularidad de otros autores, especialmente los del Cinqueccento como Leonardo, Miguel Ángel o Rafael, pero que aglutina nombres tan destacados como Botticelli, Fra Angélico, Masaccio, Ucello, Piero de la Francesca, Pollaiuolo, Mantegna o Verrochio.

A bastantes de ellos se les puede ver en Ghirlandaio y el Renacimiento en Florencia, exposición del Museo Thyssen-Bornemisza que se puede visitar hasta el 10 de octubre. Un conjunto de imágenes sobre los habituales temas bíblicos de los que destaca la Adoración de los Reyes o un Cristo, valor de dolores. Pero sobre todo, son los retratos los que se llevan el protagonismo; al fin y al cabo Ghirlandaio fue el mejor representante de tipos y ambientes de la burguesía florentina, cuyos personajes situaba en los cuadros históricos y, así, las obras estrella de la muestra son los retratos de Selvaggia Sassetti y Giovanna Tornabuoni. Si no quieres perdertelo busca ya viajes baratos a Madrid.