Un malentendido en plena Cruzada

Medieval News comentaba hace unos días un artículo de Maher Y. Abu-Munshar publicado en la revista Al-Masaq en abril de este mismo año. En él Abu-Munshar expone las relaciones que existieron entre los integrantes de la Primera Cruzada (1096-1099) y el reino Fatimí de Egipto. Y se pregunta si éstos llegaron a ser aliados o por lo menos intentaron llegar a un acuerdo.

Para ello se basa en textos de escritores de la época como Alberto de Aquisgrán, quien relata como los Fatimíes enviaron quince mensajeros a los cruzados acampados a las afueras de Antioquía.

Su argumento es que a ambos les interesaba dicha alianza, pues el principal enemigo de ambos eran los turcos seleúcidas. Pero al parecer un malentendido entre los mensajeros de ambas partes frustró la tentativa de alianza: los fatimíes ofrecieron permitir la entrada en Jerusalén de peregrinos cristianos desarmados, en grupos de 200 o 300. Los cruzados respondieron que no consentirían que el ejército cristiano entrase en la ciudad en grupos tan reducidos y en tales condiciones. Un malentendido que tuvo muy graves consecuencias.