Monet y la abstracción



Apoteosis impresionista en Madrid durante los últimos meses. Hace poco reseñaba la exposición de lienzos del Museo de Orsay que organiza la Fundación Mapfre hasta el 23 de abril y ahora hay que sumarle esta otra sobre uno de los representantes más destacados del estilo, el que le dio nombre en la segunda mitad del siglo XIX: Monet y la abstracción

En esta exposición que puede visitarse en dos secciones, entre el Museo Thyssen y la Casa de las Alhajas de la Fundación Caja Madrid, el tema gira en torno a la influencia que el pintor francés ejerció sobre artistas de nuevas tendencias del siglo XX, especialmente sobre la abstracción. No hay que olvidar que Claude Monet, aquejado de cataratas, se recluyó en su casa de Giverny los últimos veinte años de su vida, apartándose de los convencionalismos -si es que pueden llamarse así- del movimiento que representó tanto tiempo para practicar un estilo de pinceladas cada vez más sueltas, con menos dibujo y con mayor tendencia a las manchas de color hasta acercarse mucho a lo que luego fue el arte abstracto.

107 obras repartidas en seis apartados temáticos comparan el arte del pintor francés con el de ilustres figuras posteriores como Pollock, Rothko, Gottlieb, William de Koonig, André Masson, Helen Frankenthaler, Hans Hoffman, Sam Francis o Joan Mitchell entre otros. El puente de Waterloo, las series de Nenúfares o de Sauces se revelan como fuente de inspiración para ellos en el tratamiento de la luz y sus reflejos, las formas, la pincelada, etc.

La exposición estará abierta hasta el 30 de mayo.