Categorías
Vuelos y aeropuertos

Objetivo: turistas en el espacio



El pasado lunes 22 de marzo se completó con éxito el vuelo inaugural de la nave espacial en la que está trabajando Virgin Galactic, con el objetivo de realizar viajes comerciales a la estratosfera. Se llama, con cierta coña, VSS Enterprise (Virgin Space Ship Enterprise) y fue presentada oficialmente el 7 de diciembre de 2009 en presencia de Arnold Schwarzenegger y Bill Richardson, gobernadores de California y Nuevo México respectivamente, porque la pista de aterrizaje se sitúa en el desierto de Mojave, territorio de ambas jurisdicciones. El aparato, que se basa en el diseño del Space Ship One, que ya realizó varios exitosos vuelos en 2004 e incluso ganó el premio Ansari-X, está fabricado íntegramente en fibra de carbono y tiene el tamaño de un jet privado, con capacidad para seis pasajeros más los dos pilotos.

Para este primer viaje el Enterprise permaneció acoplado a su nave nodriza, el White Knight II, presentada en julio de 2008. Su misión, en un próximo paso, será llevar al Enterprise hasta los 15.000 metros de altura para soltarlo y que, encendiendo sus propios motores, alcance los 110.000 metros, límite entre la atmósfera terrestre y el espacio; luego aterrizarán cada uno por su cuenta. De momento han realizado una ruta de tres horas a 13.700 metros de altitud que el dueño y fundador de la compañía, Richard Branson, ha calificado de «sueño increíble» mientras se deshacía en elogios hacia el ingeniero jefe del proyecto, Burt Rutan.

Los trabajos y vuelos de prueba -alrededor de un centenar- aún se prolongarán durante dos años pero su objetivo, la explotación comercial, empieza a vislumbrarse, según algunos medios de comunicación estadounidenses que afirman que ya hay 50.000 clientes con reserva hecha en la lista de espera; de ser cierto supondría unos ingresos de muchos millones de dólares para Virgin Atlantic pues se calcula en torno a 180.000 euros el precio del billete.

Está claro que no se trata precisamente de viajes low cost y que hay que ser millonario para acceder a la oferta de disfrutar de ingravidez y tener vistas inigualables del planeta desde el exterior. Por eso algunos de los que ya han solicitado plaza son el músico Moby, la actriz Sigourney Weaver, el cineasta Bryan Singer o la inefable Paris Hilton, aunque también el científico Stephen Hawking será uno de los privilegiados. Richard Branson, que será el primero de todos ellos obviamente, no ha podido resistir la ocasión de mostrar su sentido del humor invitando a William Shatner, el capitán Kirk que capitaneaba el USS Enterprise de Star Trek.