Las luces sísmicas: un fenómeno sin explicación


Desde tiempos remotos tenemos constancia de la presencia de Luces Sísmicas (Earthquake Lights), una especie de luces blancas parecidas a la Aurora Boreal que aparecen durante unos pocos segundos en el cielo antes, durante o después de que se produzca un seismo. No obstante, no fue hasta los terremotos de Matsushiro en Japón entre 1965 y 1967, en que se fotografió el fenómeno, que la comunidad científica aceptó su existencia.

No existe una explicación de consenso sobre lo que puede producirlas. Algunas teorías hablan de piezoelectricidad, de calor friccional, de sonoluminiscencia, de gases de fosfina, eclectrocinética…La teoría más reciente afirma que son producidas por la separación de los portadores de carga positiva que convierten a las rocas momentaneamente en semiconductores de tipo P.

La teoría conspiratoria dice que las luces son causadas por ondas electromagnéticas dirigidas a determinadas regiones de la ionosfera por las antenas de alta frecuencia del HAARP (High Frecuency Active Auroral Research Program) de la Marina de los Estados Unidos, situadas en Gakona, Alaska.

Las observaciones realizadas durante los terremotos de Saguenay (Quebec) entre 1988 y 1989 han dado como resultado informes en los que se constatan rayos sísmicos, bandas atmosféricas luminosas, masas incandescentes globulares, lenguas de fuego y llamas sísmicas, entre otros fenómenos.

El fenómeno de las luces sísmicas pudo ser observado recientemente en los terremotos de Perú (15 de agosto de 2007) y Chile (27 de febrero de 2010).

Fuentes e información