Estos últimos días se ha armado cierto revuelo en Inglaterra a propósito de un curioso monumento ubicado en una capilla de la Iglesia de Santa María en Warwick, y de su contenido. El monumento, de dimensiones y opulencia considerable, fue mandado construir por Fulke Greville en el siglo XVII. Pero antes de continuar veamos quien era el señor Greville.

Fulke Greville nació en 1554, unos diez años antes que Shakespeare. Entre otras cosas a lo largo de su vida fue juez, almirante de marina, capitán del ejército, espía y ministro de Hacienda durante el reinado de James I. Pero la verdadera pasión de Fulke Greville eran las artes. Según una biografía escrita mediado el siglo XVII, Greville quiso ser recordado, tras su muerte en 1628, como el maestro de Shakespeare. Esta afirmación tan extraña ha traído de cabeza a muchos investigadores a lo largo de los años. ¿Qué quiso decir Greville con eso? El historiador A.W.L. Saunders lleva más de diez años investigando el asunto. Y según sus estudios hay coincidencias realmente espectaculares, hasta 177 similitudes entre las vidas y personalidades de Fulke Greville y William Shakespeare. Por ejemplo, ambos vivían en la misma calle de Stratford, tenían los mismos amigos (incluyendo a Christopher Marlowe y Francis Bacon), tenían los mismos enemigos, y se movían en los mismos círculos literarios.

Considerando que Stratford-upon-Avon tenía por entonces unos 600 habitantes masculinos, Saunders argumenta que las posibilidades de que se diesen tantas coincidencias entre dos de ellos debía ser infinitesimal. Para estar seguro consultó con expertos matemáticos, los cuales le confirmaron que las posibilidades debían ser astronómicas.

Como decíamos, Greville hizo construir, por una considerable suma de dinero, el monumento de la iglesia de Warwick. Pero no está enterrado allí, sino en la cripta. ¿Quien se gasta tanto dinero en construir un monumento fúnebre para dejarlo vacío? Si tenemos en cuenta que Greville había sido espía y había sido entrenado en el conocimiento de códigos y símbolos secretos, ya tenemos misterio servido. Y para completar el panorama (esto ya parece una obra de Dan Brown) recordemos también que a Ben Jonson le gustaba referirse a su amigo William Shakespeare como un monumento sin tumba. ¿Y no es precisamente eso lo que hay en la capilla de la Iglesia de Warwick? Pero hay más. En sus escritos Greville afirma claramente haber escrito la obra Antonio y Cleopatra, y haberle dado una sepultura más honorable de la que jamás se hubiera pensado. ¿En el monumento de Warwick?

Incluso hay quien quiere ver en la inscripción del monumento un código secreto que indicaría que Greville tuvo relación con los Rosacruces (recordemos también las conexiones entre el rosacrucismo y la obra La Tempestad). Pero eso ya entra en el terreno de la especulación.

Fulke Greville murió en 1628 asesinado por su ayudante Ralph Haywood mientras le ayudaba a vestirse. Le propinó dos cuchilladas mortales, y luego se suicidó. Nunca se supieron los motivos.

Pero volvamos al monumento y al presente. Recientemente se le realizó un escaner para ver si había algo escondido en su interior. Y sorprendentemente lo hay. Tres objetos que parecen cajas permanencen ocultos en su interior. Ahora quieren usar un endoscopio con una cámara para penetrar en el monumento y comprobar su contenido. Parece que ya han obtenido autorización para hacerlo. Entretanto se especulan muchas cosas. Por ejemplo, que una de las cajas podría contener una manuscrito inédito de Shakespeare (siempre que Fulke Greville y William Shakespeare hayan sido la misma persona, claro). En tal caso el descubrimiento sería extraordinario. Las otras dos cajas podrían contener una biografía no autorizada del rey James I.

En una cosa están de acuerdo los investigadores, sea lo que sea que hay en el interior del monumento, tiene que ser de una gran importancia.

¿Se resolverá por fin el misterio de Fulke Greville? ¿Pondrá patas arriba la figura de Shakespeare? Paciencia. Si no volvemos a oir hablar del asunto sabremos que no ha sido más que otro bluff interesado del señor Saunders para vender su libro al respecto. En cualquier caso, nunca vienen mal los misterios de este tipo, entretienen y nos recuerdan que todavía podemos asombrarnos con el pasado.

Recursos

Traducido libremente del DailyMail
Foto por Dave Kirkman

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

One reply on “Shakespeare y el misterio de Fulke Greville”