Descubren un mundo de mini-dinosaurios

ZZ52223CDC.jpgPaleontólogos de las universidades de Bristol, Bucarest y Bonn, están estudiando los fósiles hallados en la región de Hateg, en Rumanía. El asunto es interesante por dos cuestiones: en la prehistoria esa zona era una isla, y los restos de criaturas hallados son todos de hasta ocho veces más pequeños que los de los dinosaurios normales encontrados en otras partes del mundo. El Telegraph titula su artículo muy acertada y jocosamente Jurassic Parkette.

Uno de los dinosaurios, el Magyarosaurus, tiene apenas el tamaño de un caballo actual. Según los investigadores los dinosaurios de la antigua isla podrían haber evolucionado debido a su aislamiento, hacia formas más pequeñas que compensasen la falta de alimento y espacio.

Sorprendentemente los fósiles de estos dinosaurios enanos se conocen desde el siglo XIX, cuando fueron descubiertos por un cazador de fósiles, el Barón Franz Nopcsa. Pero por aquel entonces se pensó que pertenecían a crías de individuos mayores. Las investigaciones actuales confirman al menos la presencia de tres nuevas especies de dinosaurios enanos en la prehistórica isla.

El citado Magyarosaurus habría tenido una longitud de entre 4 y 5 metros y medio, y pesaría apenas una octava parte que sus parientes cercanos, el Argentinosaurus y el Paralititan, que podían llegar a medir hasta 30 metros y pesar 80 toneladas. Otro de los dinosaurios identificados, el Telmatosaurus, mediría tan sólo algo más de 3 metros, mientras que su pariente más cercano el Maiasaura podía alcanzar más de doble.

El descubrimiento ofrece pistas de cómo las especies aisladas en entornos cerrados como una isla pueden evolucionar reduciendo su tamaño para adaptarse, y en este sentido hay que recordar el descubrimiento no hace mucho en la isla de Flores, Indonesia, de una especie humana extinguida a la que se ha denominado como Hobbit, por su pequeño tamaño.