Francia vs. Atapuerca


Que en el yacimiento español de Atapuerca se hallasen evidencias arqueológicas de la presencia más antigua del hombre en Europa Occidental (hasta 1,3 millones de años), es algo que nuestros vecinos franceses no acababan de digerir demasiado bien. En cuestiones de prehistoria siempre habían sido ellos los primeros en todo, los que poseen las pinturas rupestres más impresionantes y, hay que reconocerlo, quienes más avanzados están en el estudio de aquella época.

En los últimos años Atapuerca ha venido deparando una serie de sorpresas agradables, con el hallazgo de restos oseos que han datado la presencia humana en estos lares en períodos tan lejanos como hace 1,3 millones de años. Precisamente en la campaña de 2008 se aumentó la datación hasta esa fecha gracias a una falange del dedo quinto de la mano izquierda de un niño. Y en la campaña anterior el premio gordo había sido una mandíbula.

Pues bien, un descubrimiento realizado hace 15 años en Lezignan la Cebe, en el Languedoc francés, demostraría que ya habitaban humanos en Francia hace 1,57 millones de años, unos 200.000 años antes que en España. Durante quince años no se le dio importancia al hallazgo, pero en 2008 mira tu por donde se entera de ello un arqueólogo del National Centre for Scientific Research francés. Hacen las pertinentes pruebas y, voilà, ya nos ganan por goleada: hay un diente que arroja una datación por argón de 1,57 millones de años. Por supuesto, han programado más excavaciones para 2010. Todo sea por la ciencia.