Reproducen la Sábana Santa con técnicas medievales

Un científico italiano, Luigi Garlaschelli, ha conseguido reproducir la Sábana Santa de Turín empleando técnicas medievales. Según él esto prueba definitivamente que la Sábana Santa es una falsificación medieval.

Luigi Garlaschelli, que presentará su experimento esta semana en una conferencia en el norte de Italia, es profesor de Química orgánica en la Universidad de Pavía.

Recordemos que ya cuando se realizó la datación de la Sábana Santa por medio del Carbono-14 en laboratorios de Oxford, Zurich y Tucson, los resultados arrojaron un rango de fechas entre el 1260 y el 1390.

Para crear la réplica Garlaschelli uso sólamente técnicas que estaban disponibles en esos años de la Edad Media. Utilizó pigmentos con ácido y una máscara. Los pigmentos fueron artificialmente envejecidos calentando la sábana en un horno y luego lavándola, proceso que los elimina de la superficie y que produce una imagen similar a la de la Sábana Santa de Turín. Después se le añadieron restos de sangre, quemaduras y restos de agua para producir el efecto final.

Recordemos también que la postura oficial de la Iglesia no reconoce la autenticidad de la Sábana Santa, más allá de ser un «poderoso recordatorio» de la Pasión.

En la imagen que ilustra este post pueden ver a la izquierda la Sábana Santa original, y a la derecha la reproducción.

Por cierto, buceando en la red a propósito de este post me he encontrado con la descabellada idea de un grupo de científicos: clonar a Jesús a partir de muestras de sangre tomadas de la Sábana Santa. Esto sí que es un WTF! en toda regla.