Nauru, el país que se autodestruyó

Nauru, el país que se autodestruyó

Nauru es una isla situada en el Océano Pacífico, en la Micronesia, a unos 300 kilómetros al Este de Kiribati. Es la isla más pequeña del mundo que es independiente, con tan sólo 21 kilómetros cuadrados. Perteneció a Alemania durante el siglo XIX, luego fue ocupada por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, y finalmente consiguió la independencia en 1968 tras ser administrada por las Naciones Unidas.

Es una de las tres islas del Pacífico, junto con Kiribati y Makatea, que está compuesta casi en su totalidad de Fosforita. Casi toda su superficie estuvo antiguamente cubierta de guano, que se fue acumulando durante milenios. El alto contenido en fósforo de ese guano sedimentado lo hace ideal para su uso en fertilizantes y explosivos. Así que ya desde 1907 la isla fue un importante exportador de fosfatos, con una actividad minera que se convirtió en el principal sustento de la isla.

ZZ5FA2ACA7.jpg

Los depósitos mineros se terminaron en la década de 1980. Durante las dos décadas anteriores Nauru tuvo el honor de ser el estado soberano con una mayor renta per cápita del mundo. Pero una vez agotada la minería, y ante la imposibilidad de instaurar una industria turística rentable debido a la contaminación del suelo por las actividades mineras, los nauruenses se dedicaron a otras actividades menos…usuales.

En los años 90 Nauru fue un paraíso fiscal, frecuentemente usado para blanquear dinero no demasiado legal. Incluso era posible obtener una licencia bancaria por unos pocos miles de dólares, sin preguntas, por supuesto. Entre 2001 y 2008 albergó un centro de detención de inmigrantes australiano, gracias al acuerdo alcanzado con este país.

En la actualidad la situación es tal que el gobierno de Nauru no tiene dinero ni siquiera para desarrollar algunas de las funciones más básicas del gobierno. Por ejemplo, el Banco Nacional de Nauru está en quiebra y es insolvente.

En Nauru no hay impuestos, la tasa de paro se estima en el 90 por ciento, y la mayor parte de los empleos están asociados a tareas de gobierno. El número de habitantes está en torno a 10.000 personas. El país depende hoy en día de la ayuda exterior para sobrevivir.

La tasa de analfabetos(aquí había un error como me apuntan desde los comentarios, sorry) alfabetización alcanza el 96 por ciento, y los nauruenses (una vez los más ricos del mundo) tienen hoy el dudoso honor de ser los más obesos del mundo. Un 90 por ciento de la población padece obesidad, y un 40 por ciento padece un tipo de diabetes, con lo que Nauru alcanza la tasa más alta del mundo en esta enfermedad.

Casi un 80 por ciento de la superficie de Nauru ha quedado inutilizada a causa de los yacimientos mineros, y sólo una fina franja de unos 150 metros de ancho es fértil. Toda la población depende de una sóla desalinizadora de agua.

Es triste, pero también es el ejemplo de lo que ocurre cuando a un país se le terminan los recursos naturales. Su futuro es del todo incierto. Ya podemos ir tomando ejemplo.

Vía | Atlas Obscura