La superstición mata

Superstition Kills (la superstición mata) es una película grabada en la India por el director sueco Henrik Thomé, en la que muestra como un gran número de personas en aquel país (sobre todo los «intocables») caen víctimas de la superstición. Durante tres días Thomé y su equipo siguieron la batalla contra la superstición en un país donde todavía hoy más de 200 millones de personas son clasificados como «no humanos». La superstición es lo que hace que esta antigua tradición se mantenga viva.

Un documental crudo, tremendo, pero absolutamente revelador.