Problemas fronterizos por el deshielo de los glaciares

Italia y Suiza están pensando en revisar sus fronteras alpinas debido a que el derretimiento de algunos glaciares que «siempre habían estado ahí», ha desdibujado las fronteras.

Una comisión de los dos países verificó la casi desaparición de los glaciares del Monte Matterhorn (Cervino), que servían de frontera entre ambos desde 1941.

Pero no es sólo el deshielo, sino también el movimiento natural de los glaciares, lo que ha provocado que las fronteras tengan que ser revisadas con modificaciones de hasta 100 metros en algunos puntos. Todo esto podría llevar al establecimiento de un nuevo concepto de frontera: la frontera flexible.