Operan con las mismas herramientas pero son radicalmente diferentes, unos crean contenido, otros simplemente siguen la corriente y ocupan espacio.

El fenómeno del blog hizo que apareciesen escritores que no habrían tenido jamás un lugar donde escribir. Eso es genial. El problema es que llego a tanto este fenómeno que gente que no tenía nada que decir o mostrar también se creó un blog. Y posteriormente apareció el fenómeno de la publicidad que sin ser mala, provocó que muchos creasen blogs con el objetivo de ganar plata, casi siempre supeditando el contenido a la optimización de los avisos y con la sofisticación del SEO ni te digo.

Siempre me ha llamado la atención la palabra «post», el verbo que nos aparecía siempre en las webs en inglés cuando queríamos decir algo. Y sí, significa literalmente «mensaje» pero tiendo a asociarlo a otras cosas. Postear se puede hacer con cualquier cosa, una respuesta en un foro, una pregunta tonta en Yahoo Respuestas, una foto en el baño en el Fotolog, una respuesta en el twitter o alguna anotación chorra en el tumblelog. En eso pienso cuando escucho o leo la palabra «post«, no sé ustedes. Se nos pega y la terminamos utilizando, decimos: «posteo en mi blog«.

¿Es sólo que nos falta vocabulario? ¿Es sólo que nos gusta usar palabros en inglés? En realidad, puede que hasta sea un asunto de calidad.

Los que postean

Hoy muchos blogueros «postean», no escriben artículos… y el «blogueo comercial» suele incentivarlo, llegando a existir engendros tan extraños como blogs sin tema y que lo buscan en el camino según cómo estén los números (no enlazo a nadie porque puede que se lo tomen personalmente).

«A 2 dolares el post, con 200 palabras sobre tecnologia»

Seba Guzman me comentaba o mejor dicho, me recordaba ese mercado de los blogs y cómo transan los blogueros sus servicios.
En esa frase aparecen tres cosas que Sebastián contaba muy bien y que me llaman la atención:

  • ¿Un artículo vale 2 dólares o 3?
  • ¿Se puede medir la calidad o el valor de éste por las palabras que tenga como quien contrataba a un mecanografista o un traductor?
  • Que muchos blogs requieren temáticas pero tienden a ser muy ambiguos (Tecnología pueden ser 20 o 30 temas distintos)

Al final el producto obtenido por el dueño del blog que contrata a un «blogger» o del bloguero que escribe solo y «postea» es malo, siendo habitualmente la copia feliz de otro artículo hecho en otro blog más grande.

¿Les doy un ejemplo? Busquen «el favicon de Google» en Google. Es que es imposible encontrar un ejemplo de más irrelevancia que el cambio de un favicon, pero fue el tema de un día para un montón de blogs. Más aún cuando el ejemplo escapa de los blogs dedicados al diseño (que algo podrían aportar) y acaba en la tontera geek.

Eso se logra con «2 dólares el post/200 palabras sobre tecnología.»

El problema no es que el contenido del blog A salga en el blog B, el verdadero problema es que el artículo del blog B sea igual al del blog A.

Los que escriben artículos

Que se entienda que me refiero a los que escriben por sí mismos, los que son originales, porque ya veo que me saltan los que publican sus fotos o sus videos 😉

Lo tienen bien jodido, incluso muchos de ellos no escriben contenido tan posicionable como los de los «posteadores», pero es bueno aunque pueden pasar meses o años hasta conseguir que la gente les descubra, sobre todo si no tienen buenos contactos. Pero eso es lo que tienen los buenos blogs, al final tu buen contenido trasciende y la gente te empieza a leer.

Si tienes suerte saltas a la fama como los blogs A-List y si no, te quedas con la comunidad que seguro acabas por formar pero sin la gloria y la rentabilidad de los otros.

Pues sí, una visión un poco pesimista del blogueo para el día de hoy.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

12 respuestas a “Los que escriben artículos y los que hacen "posts"”