¡Qué tiempos!


Recordais cuando comprarse un disco duro costaba una fortuna?