A vueltas con el Código Da Vinci

Ayer El País publicaba el títular «Una iglesia de ‘El código da Vinci’ revela un código oculto durante 600 años», para dar la noticia del descubrimiento de una partitura codificada en las paredes de la capilla de Rosslyn en Escocia.

Y lo hacía como si la capilla de Rosslyn le debiese algo al Código Da Vinci, la novela de Dan Brown. Lo que le debe en realidad es bien poco, pues Rosslyn lleva ya mucho tiempo siendo objeto de investigaciones históricas, crípticas y filosóficas. Y desde mucho antes de que al señor Brown se le ocurriese juntar en su libro varias teorías, hipótesis, lineas de investigación y hechos probados y no probados, que llevan circulando por Europa durante siglos.

A los que nos gusta la seriedad histórica, pero tenemos al mismo tiempo la mente abierta a cualquier tipo de línea de investigación que pueda resultar en el alumbramiento de la veracidad de los hechos, nos ha fascinado Rosslyn desde mucho antes del Código Da Vinci. Por eso me molesta que ahora parezca que sólo es una moda traída por aquel.

Y expresada la rabieta, punto final. Bueno, un apunte más: en Google Books aparecen libros sobre la capilla de Rosslyn con bastante más antigüedad que el Código DV.