Canciones horribles en discos excelentes

A menudo uno se pregunta en qué demonios estarían pensando ciertos músicos a la hora de componer canciones. Ni siquiera los grandes maestros están libres de hacer discos discretos o incluso mediocres.

Lo sorprendente es que, en ocasiones, logran pergeñar discos que en general son excelentes, algunos incluso auténticas obras maestras, pero en los que se cuela alguna que otra composición mediocre, cuando no decididamente espantosa. Son lunares, ???ovejas negras??? por así decirlo, que no hacen rebajar excesivamente la valoración del conjunto, dado el nivel compositivo del resto del disco. Particularmente me resulta más incomprensible que irritante el hecho de encontrarse esas vetas de carbón en medio de maravillosas minas de diamantes.

Bueno, pues una lista de diez canciones horribles incluidas en discos excelentes podría ser la siguiente:

??? BOB DYLAN: Romance in Durango (Desire, 1975)
??? DAVID BOWIE: Starman (The Rise and Fall of Ziggy Stardust & The Spiders From Mars, 1972)
??? LEONARD COHEN: Closing Time (The Future, 1992)
??? LOVE: Revelation (Da Capo, 1966)
??? PAUL SIMON: Take Me To The Mardi Grass (There Goes Rhymin??? Simon, 1973)
??? TALKING HEADS: Air (Fear of Music, 1979)
??? THE BEACH BOYS: Got To Know The Woman (Sunflower, 1970)
??? THE KINKS: Hay Fever (Misfits, 1978)
??? VAN MORRISON: Everyone (Moondance, 1970)
??? YES: Hearts (90125, 1983)

Puede ocurrir que, en algunos casos, tales canciones no sean tan malas y me lo parezcan a mí por alguna razón muy subjetiva. Por ejemplo, el no soportar Starman, canción incluida en la que se suele considerar con razón una de las obras cumbres de la historia del rock, seguramente se deba al hecho de haber quedado traumatizado en mi adolescencia cuando constantemente radiaban una abominable versión en español que un sujeto de cuyo nombre prefiero no acordarme perpetró allá por mediados de los 80.

En el caso de Air, quizás se deba a lo cursilones que me resultan sus coros femeninos. O en Closing Time esa especie de violín rayado (o al menos a mí me lo parece) me da como dentera. Eso sí, hay otras como Everyone o Revelation que, intentando ser lo más objetivo posible, es que no hay por donde cogerlas.

Una última consideración: a menudo se ha criticado que desde los 90 muchos indies de nuestro país utilizaran el inglés cuando realmente no se desenvolvían bien en ese idioma. Bueno, pero ¿y qué decir entonces de Bob Dylan haciendo el ridículo más espantoso cuando canta aquello de ???No lloures mi queriiida, Díios noss vi-hiila??? en Romance in Durango?