Stereolab y Belle & Sebastian, calidad contra piratería

    Desde hace ya varios años, el mundo de la industria musical se ha visto sacudido por el fenómeno de la llamada “piratería musical”. No vamos a entrar aquí a valorar las muchas y variadas posturas que desde diferentes personas, corporaciones, medios y organismos de diversa índole mantienen a propósito de este asunto. Lo que sí me gustaría es hacer una reflexión, quizás bastante obvia, pero no por ello creo que menos pertinente, tomando como excusa la reciente publicación de sendos discos recopilatorios de dos de los más notorios grupos de pop británico de los últimos años: Belle & Sebastian y Stereolab.
    Oscillons from the Anti-Sun de Stereolab es una caja antológica de sus principales singles y ep’s, todo ello en tres cd’s más un dvd con videoclips y actuaciones musicales en televisión. Push Barman to Open Wounds de Belle & Sebastian es un recopilatorio doble que reúne todos sus ep’s publicados por la discográfica Jeepster entre 1997 y 2001 (Una observación: algunos críticos consideran que las canciones publicadas en dichos ep’s suelen estar muy por encima de las de sus discos de larga duración, opinión que no comparto en absoluto).
    En el caso de la caja de Stereolab, no se trata de uno de esos típicos box-sets de lujo, con un enorme libreto repleto de fotos a todo color. Se trata más bien de una vulgar cajita donde solamente vienen los cd’s y el dvd metidos cada uno de ellos en esos típicos cartoncillos que suelen contener samplers y discos de regalo de revistas. Eso sí, también han metido unas cuantas pegatinas, cual grupo para adolescentes, para aquellos jóvenes que quieran adornar sus carpetas. Lo interesante en este caso es el módico precio al que se vende. En la FNAC, por ejemplo, se puede conseguir por algo menos de 18 euros.
    En cuanto al doble de Belle & Sebastian, es bastante más caro. Si consultamos precios en diferentes tiendas, solo baja de los 25 euros si está de oferta. Aquí lo bueno es que en este caso sí es una edición de lujo. Se trata de un disco-libro con tapa dura y papel de gran calidad, donde se reproducen todas y cada una de las portadas de los ep’s, además de, por supuesto, las letras de las canciones y toda la información relativa a las sesiones de grabación, así como extensas notas y artículos referentes a la obra del genial grupo escocés.
    Tanto la primera opción (edición más bien cutre, pero a muy buen precio) como la segunda (edición cara, pero de lujo) debería ser algo habitual en el mundo de la industria discográfica si se quiere evitar que tanta gente compre en el top manta o se lo baje todo de Internet. Por ceñirnos sólo a los dos títulos que nos ocupan, desde luego no es el tipo de música que suelen vender los subsaharianos a dos o tres euros, pero seguramente habrá muchas personas que, si bien en principio los descargarían de la red por una cuestión fundamentalmente económica, les interesaría tener los originales por la cantidad y calidad que, respectivamente, ofrecen las copias originales. No quiero valorar, explicar y defender (o atacar) el porqué cada vez más gente compra en el “manta”, piratea en internet, o hace copias de los discos que les prestan los amigos, todo ello en vez de comprar discos. Porque de eso hay como para escribir un libro (por lo menos). Lo único que quiero es poner como ejemplo a seguir algo tan simple como, o bien hacer ediciones normalillas pero muy baratas (y no me refiero a esa cutrez de algunas discográficas consistente en publicar versiones como “de bolsillo” bajando el precio solo dos o tres euros: así lo están fastidiando aún mas) o bien mantener altos los precios, pero, eso sí, ofreciendo lo que no puede ofrecer el pirateo y la copia.