Un cuadro de principios del siglo XVI muestra una insólita escena ajedrecística

Publicado hace 3 meses -


Una pintura realizada en 1508 en los Países Bajos, y muy conocida en el mundo del ajedrez, puede no revelar nada para un profano en el juego. Pero en realidad muestra varias cosas sorprendentes.

El cuadro se titula La partida de ajedrez y es obra del pintor y grabador Lucas van Leyden (donde Leyden sería su lugar de origen, ya que su verdadero nombre era Lucas Hugensz). Está considerado uno de los grabadores más importantes de la historia del arte, quiza solo por detrás de su maestro Durero, aunque su obra pictórica no presenta la misma calidad. Aun así, se le tiene por uno de los precursores de la pintura de género holandesa.

Pintó La partida de ajedrez cuando tan solo tenía 14 años en su localidad natal de Leiden, en la que vivió toda su vida, y es una de las 17 obras pictóricas que se le atribuyen que ha sobrevivido.

Posiblemente la obra puede considerarse un antecedente de la serie de planchas de grabado que realizó entre 1513 y 1517 sobre un tema habitual en el arte medieval y renacentista: el Poder de las Mujeres.

Pero quizá lo primero que llama la atención en la obra es el tablero de ajedrez. No es que esté deformado por efecto de la perspectiva. En realidad la representación es correcta.

Tiene forma rectangular y 12 por 8 casillas. Un vistazo a la forma de las piezas también puede resultar confuso para muchos, ya que algunas son ciertamente extrañas.

Detalle del tablero / foto Dominio público en Wikimedia Commons

El motivo es que no se trata de un juego de ajedrez digamos normal, tal cual se juega hoy en día, sino de una variante conocida como el Ajedrez del Mensajero.

Esta variante se desarrolló en Alemania durante la época medieval, probablemente en el siglo XII, y se sabe que se jugó en su forma original por lo menos durante 600 años hasta que fue sustituido por su forma moderna actual (de hecho todavía se producen tableros y piezas).

Piezas del Ajedrez del Mensajero, ilustraciones de Gustav Selenus, 1616 / foto Dominio público en Wikimedia Commons

El Ajedrez del Mensajero es importante en la historia del ajedrez porque una de las piezas extra que incorporaba, el propio Mensajero, es el antecedente del Alfil moderno.

El clásico libro A History of Chess de H. J. R. Murray, publicado en 1913, explica las reglas y los movimientos de las piezas extra del Ajedrez del Mensajero. Además de los peones adicionales, había un Consejero, un Bufón y el citado Mensajero. Las partidas debían comenzar siempre de la misma manera: obligatoriamente debían adelantarse dos escaques los peones de torre dama, de torre rey y de dama, dando un salto con la Dama a la tercera casilla de su columna. Una vez que ambos jugadores habían realizado esos movimientos comenzaba la partida.

Posiciones tras los movimientos iniciales obligatorios / foto courierchess.com

Volviendo al cuadro, la segunda cosa que llama la atención es la variedad de personajes representados, todos ellos diferenciados por sus ropajes, actitudes y expresiones. Hay quien ve en ellos las representaciones de un rey, una dama, un bufón, un consejero, un obispo, e incluso de un caballero medio oculto en una de las esquinas. Todos ellos piezas del juego, lo que vendría a ser una partida jugada por las propias piezas del ajedrez.

Posición de las piezas en la pintura / foto courierchess.com

Por último, pero no menos curioso, del análisis de la partida realizado por Rick Knowlton y publicado por Courier Chess, se deduce que la mujer que juega con las piezas negras está ganando la partida. De hecho, un simple vistazo a la partida revela una superioridad evidente de las piezas negras, así como la escasa capacidad de maniobra de las blancas. O bien en el momento representado o en apenas unos pocos movimientos más, está a punto de dar jaque mate al rey de su adversario con una de sus torres.

En definitiva una obra compleja, recordemos que su autor tenía 14 años cuando la pintó, que revela interesantes aspectos de la sociedad de la época, así como un apasionante instante para los aficionados al ajedrez.

Fuentes: A History of Chess (H. R. J. Murray) / Courier Chess (Rick Knowlton) / Ajedrez Castellón / Wikipedia

Advertisements
bookmark icon

Send this to a friend