La verdadera historia de Lagertha, la guerrera vikinga esposa de Ragnar Lodbrok

Publicado hace 2 meses -


Hoy vamos a continuar analizando la verdadera historia de otro de los personajes de la serie Vikings, sin duda uno de los más atractivos en todos los aspectos.

Si hace unos días dedicábamos un artículo a Ivar el Deshuesado, el hijo más famoso y cruel de Ragnar Lodbrok, hoy le toca el turno a la guerrera Lagertha, que fue esposa del protagonista pero consiguió trascender esa condición para labrarse un nombre y una biografía propias.

Cuando decimos verdadera historia quizá habría que entrecomillarlo, ya que las referencias que tenemos de estos personajes son las que aportan las sagas, cuya veracidad absoluta es dudosa al combinar hechos reales con otros legendarios.

Las sagas son al mundo medieval escandinavo lo que las crónicas y los cantares de gesta al resto de Europa: cuentan los acontecimientos históricos de una región recurriendo a personajes que en unos casos existieron de verdad y en otros no, al igual que las situaciones que viven pueden ser más o menos cercanas a la realidad, todo ello en función de lograr que el relato resulte más atractivo; algo lógico si se tiene en cuenta que, tal como creen algunos expertos, la mayoría de ellas eran plasmaciones por escrito de leyendas previas transmitidas de forma oral y, por tanto, mucho más breves.

En el caso de Ladgerda, la saga que más se extiende sobre ella es la titulada Gesta Danorum, atribuida a un escaldo del siglo XII llamado Saxo Gramático.

Los escaldos eran la versión nórdica de los trovadores y de Gramático, que era danés pese a su nombre (Saxo significa Sajón y Gramático era el apelativo usado posteriormente para designar a los maestros), como de otros muchos, apenas se conoce un exiguo puñado de datos: que pudo nacer en Selandia (la isla más grande de lo que hoy es Dinamarca), que sabía latín y conocía muy bien los clásicos por haber estudiado fuera -quizá en Francia-, que llegó a ser sacerdote y que parte de su saga, la dedicada al príncipe Amleth, es un claro precedente de la historia de Hamlet.

Saxo Gramático visto por Louis Moe/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

La Gesta Danorum o Historia Danesa consta de dieciséis volúmenes en prosa latina con poemas intercalados. Los nueve primeros tomos tratan de mitología nórdica mientras que los siete últimos son de historia medieval. No obstante, hay que tener en cuenta que la mayoría de los originales se perdieron y lo que hoy nos quedan son copias y transcripciones, a excepción de los cuatro fragmentos que conserva la Biblioteca Real de Dinamarca: los de Angers (escrito además de su puño y letra), Lassen, Kall-Rasmussen y Plesner.

Pues bien, es en el libro noveno (9.4.1–9.4.11) donde se encuentra el texto dedicado a Lagertha (o Lathgertha o Ladgerda, como también se la suele conocer), donde aparece con unos atributos que recuerdan bastante a los de las amazonas de la mitología clásica, aunque combinada con elementos nórdicos y, muy especialmente, islandeses; recordemos que Saxo Gramático había recibido una formación de ese tipo y que incuso latiniza el nombre del personaje a partir del nórdico original, Hlaðgerðr (Hladgerd).

Página original de la Gesta Danorum (fragmento Angers)/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Según la Gesta Danorum, cuando Frodo (o Frø), caudillo de los suiones suecos, invadió Noruega y mató a Siward, su jarl (título nobiliario vikingo traducible por conde), Ragnar Lodbrok reunió a sus hombres y se puso en marcha hacia allí para vengar ese crimen, ya que Siward era su abuelo.

Al llegar se encontró que Frodo había humillado a las mujeres de la familia real obligándolas a trabajar en un burdel pero algunas, enteradas de la expedición de Ragnar, escaparon y vistiendo ropas masculinas tomaron las armas para luchar a su lado contra el invasor.

De todas ellas sobresalía por su coraje y habilidad como guerrera, una doncella llamada Lagertha “una sorprendente y preparada skjaldmö quien, como mujer, tuvo el coraje de un hombre, luchando al frente entre los más valerosos, con su largo cabello suelto sobre los hombros. Todos se maravillaban de sus insuperables hazañas, su espada sobre la cabeza le traicionaba su condición como mujer”.

La cita de Gramático revela cierto machismo propio de su tiempo y de su condición de religioso (desde su punto de vista tuvo que ser el cristianismo el que pusiera orden en aquellas tierras de mujeres guerreras y paganismo), pero lo interesante es que identifica al personaje como una skjaldmö: una escudera según la tradición de las mitologías nórdica y germánica, en las que esa figura alcanzaría un grado semidivino con las valquirias, las dísir o deidades menores que lideraba la diosa Freya y que en el Vingólf, una de las moradas del tránsito hacia el Valhalla, se ocupaban del restablecimiento de los guerreros caídos en batalla antes de su encuentro con Odín.

La cabalgata de las valquirias, por William Maud/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Por supuesto, Ragnar Lodbrok no pudo sino quedarse impresionado con el valor de Lagertha, a la que cortejó. Pero, pese al interés mostrado por ésta, tuvo que superar una prueba inesperada, ya que ella había puesto un oso y un gran perro de caza guardando la puerta de su casa impidiéndole la entrada.

Ragnar mató al plantígrado con su lanza y luego estranguló al can, pudiendo así acceder y pedirle la mano a aquella extraordinaria mujer con quien finalmente se casó y tuvo un hijo, Fridleif, y dos hijas cuyos nombres se desconocen. Sin embargo el matrimonio, que se estableció en Dinamarca, duró poco. Ragnar se divorció para casarse con Thora Borgarhjört (Þóra Borgarhjǫrtr), hija de Herrauðr, jarl de Götaland (una región de Suecia), y que es más conocida por el nombre de Aslaug.

Lagertha regresó a su tierra pero, pese a la separación, ambos mantenían una buena relación y por eso cuando se desató la guerra civil volvió desde Noruega al mando de una flota de ciento veinte barcos para apoyarle.

Ladgerda y Ragnar en la serie televisiva/Foto: Inquisitr

De hecho, su colaboración fue fundamental en la batalla de Laneus porque su proverbial valor sirvió de ejemplo para la tropa y además, en una hábil maniobra táctica, rodeó al enemigo atacándolo por la retaguardia cuando peor estaban las cosas, al flaquear las líneas cuando uno de los hijos de Ragnar había caído herido; Gramático dice que ella voló sobre sus adversarios, asemejándola así otra vez con una valquiria.

Luego, solventada la situación, Lagertha retornó a Noruega. Allí tuvo un enfrentamiento con su marido (se había vuelto a casar) y aprovechó la degradada situación conyugal para matarle y autonombrarse jarl en su lugar: “Usurpó su nombre y su soberanía -cuenta Gramático dejando asomar una vez más su misoginia-, pues esta presuntuosa dama pensó que era más agradable gobernar sin su marido que compartir el trono con él”.

Lagertha en una litografía de Morris Meredith Williams/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Lo cierto es que hay otras referencias a esta heroína aparte de las de la Gesta Danorum, si bien más escuetas y algo confusas por cuanto la identifican con otros nombres. Por ejemplo, en la saga de Skjöldunga, que cuenta la historia de los reyes daneses de dicha dinastía y mantiene cierta relación con la obra de Gramatico; en ella aparece Hlaðgerðr (el nombre original que comentábamos antes), gobernante de Hlaðeyjar, que envía una veintena de naves en ayuda del rey Halvdan Frodesson, legendario monarca de Selandia.

Esta interpretación mantiene vínculos con otra en la se la asimila a Thorgerd (Þorgerðr Hölgabrúðr), una divinidad nórdica que habría sido humanizada para convertirse en esposa de Haakon Sigurdsson, quien regía Noruega entre los años 975 y 995; como éste residía en Hlaðir, de ahí derivaría el nombre de Hlaðgerðr.

Se da la circunstancia extra de que Gaulardal, o sea, el valle de Gaular, donde Gramático dice que vivía Lagertha, era un centro de culto a Thorgerd y, de hecho, la descripción de ese cronista del personaje acudiendo en auxilio de Ragnar con su melena al viento coincide con la que se hace de la diosa en el Flateyjarbók, un manuscrito medieval islandés también conocido como Codex Flateyensis.

Thorgerd según Jenny Niström/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Puestos a citar fuentes no hay que olvidar las tres sagas principales sobre la historia de Ragnar Lodbrok (Völsunga, Ragnar Lodbrok y Edda), que compuso el escaldo Snorri Sturluson e incluso se podría añadir una línea de estudio más que localiza el origen de la historia de Lagertha en una vieja tradición de los francos, con los que los vikingos daneses mantuvieron una intensa relación, como podría deducirse del nombre de un personaje femenino del siglo X, Luitgarda de Vermandois.

Ésta fue condesa de Normandía por su matrimonio con Guillermo I, que era nada menos que hijo de Hrolf Ganger, también conocido como Rollo. Pero esa ya es otra historia.

Fuentes: Gesta Danorum, libro 9 (Wikisource) / Women in the Viking Age (Judith Jesch) / The world of Vikings (Justin Pollard) / Guts&Glory. The Vikings (Ben Thompson) / The Vikings. The Story of a People (Njord Kane).

Libro recomendado: Mujeres en la era vikinga (Marta Busquets).

Advertisements
bookmark icon

Send this to a friend