El primer genocidio del siglo XX sucedió en el África del Sudoeste Alemana

Publicado hace 1 mes -


A finales de 1904 el káiser Guillermo recibió una alarmante noticia procedente del África del Sudoeste Alemana: el comandante en jefe de la colonia, teniente general Lothar von Trotha, estaba llevando a cabo una dura campaña contra las tribus locales.

El asunto empezaba a levantar protestas de la comunidad internacional por las brutales condiciones en que se desarrollaba, con decenas de miles de víctimas. El káiser ordenó a von Trotha detener toda iniciativa en ese sentido, pero para entonces el número de muertos había alcanzado proporciones colosales, con la desaparición de la mitad de los miembros de esos pueblos. Fue uno de los primeros genocidios del siglo XX: el de los hereros y namaquas.

El escenario de aquella matanza fue Hererolandia, lo que luego sería un bantustán (una especie de reserva) cuya extensión coincidía más o menos con la actual Namibia constituido para ubicar, como indica su nombre, a los hereros supervivientes.

Antes era el territorio donde éstos vivían dedicados al pastoreo hasta que los alemanes se lo agenciaron como protectorado en 1884 en virtud de lo acordado en la Conferencia de Berlín, aquella reunión de potencias europeas convocada por Bismarck para acordar el reparto de África. Por supuesto, sin preguntar a los autóctonos.

Mapa del África del Sudoeste Alemana en 1904 / Imagen: Bries en Wikimedia Commons

Éstos eran los hereros y los namaqua. Los primeros, de etnia bantú, se dividían en dos grupos principales, los kuvale y djimba, a su vez subdivididos en otros como ndamuranda, mahereo, zeraua y tjimba; por su parte, los namaqua, hotentotes, formaban parte de los koikhoi, una rama desgajada de los Joisán y, por tanto, estaban emparentados con los bosquimanos.

Unos y otros trataron de impedir el establecimiento germano en su país, pero fue inútil y la presencia de los europeos en la región pasó por momentos de guerra muy activa alternados con períodos de paz impuesta por las bayonetas de la Schutztruppe, el ejército colonial alemán creado ad hoc en 1891; una fuerza compuesta por askaris (tropas nativas) mandadas por oficiales blancos voluntarios que dependía de la Reichskolonialamt (Oficina Imperial de las Colonias) y que en la práctica ejercía labores tanto militares como policiales.

Combate germano-herero / Imagen: Dominio público en Wikimedia Commons

Muchos hereros, que habían pedido préstamos a los colonos alemanes, al carecer de medios para amortizar las deudas perdían su ganado y sus tierras, que pasaban progresivamente a manos de los especuladores, quienes además les empleaban en un régimen de semiesclavitud ante la indiferencia de las autoridades.

El hecho de que cada vez llegaran europeos en mayor número y que se iniciara la construcción de una línea ferroviaria que atravesaría la región y facilitaría aún más el acceso al interior suponía un serio riesgo de terminar con su forma de vida tradicional; y eso que aún no se había descubierto la riqueza diamantífera del lugar, algo que tendría lugar a partir de 1908. Y así, aunque en 1894 se había alcanzado un acuerdo de paz, éste resultaba poco consistente; tanto que la cosa podía estallar en cualquier momento.

Hendrik Witbooi / Foto: Dominio público en Wikimedia Commons

Ese momento llegó en 1903, cuando los namaqua, hartos de ser ignorados en sus quejas, se rebelaron bajo el carismático liderazgo de Hendrik Witbooi, del clan del que tomaba el apellido. Al parecer era un genio táctico que aplicó la guerra de guerrillas y asaltó decenas de granjas, aunque como también era un devoto cristiano dejaba marchar a mujeres y niños. Aún así murió más de un centenar de germanos en sus sorpresivos ataques, lo que animó a los herero a alzarse también en armas al año siguiente, en su caso a las órdenes del cabecilla Samuel Maharero.

Éste era un jefe tribal de religión luterana que rompio la buena relación que mantenía con los alemanes cuando la tensión racial, política, social y económica entre ambas partes llegó a un punto de no retorno. La diferencia entre los ataques de Witbooi y los de Maharero era que la gente del segundo no tuvo tapujos en matar también a las familias de los colonos, cobrándose así centenar y cuarto de vidas que incluían mujeres y niños. Asimismo, destruyó el tendido del ferrocarril entre Okahandja y Windhoek.

Samuel Maharero / Foto: Dominio público en Wikimedia Commons

El gobernador Theodor Gotthiff Leutwein, consciente del peligro que podía suponer para la colonia una guerra generalizada, intentó negociar la paz: los insurgentes entregarían sus armas y él retiraría las tropas. Pero los indígenas entregaron algunos fusiles y, cuando los soldados se fueron, volvieron al ataque, llegando a sitiar alguna ciudad. Letwein solicitó ayuda y ésta llegó en primavera bajo el nombre del citado Adrian Dietrich Lothar von Trotha, al mando de catorce mil hombres para reforzar a los cinco mil que aún quedaban en la colonia. Una fuerza al servicio de una política nueva y diferente: fin de las negociaciones, paso a la represión.

Natural de Magdeburgo, donde nació en 1848, era un veterano de las guerras de Prusia contra austríacos y franceses, habiendo ganado en esa última la Cruz de Hierro de segunda clase, para después formar parte del contingente germano enviado a China para luchar en la Rebelión de los Bóxers. Cuando llegó a su destino africano llevaban cinco meses de hostilidades y estaba dispuesto a acabar con el problema a cualquier precio.

Lothar von Trotha / Foto: Dominio público en Wikimedia Commons

El choque se produjo en la Batalla de Waterberg el 11 de agosto de 1904. La columna alemana, compuesta por millar y medio de soldados, en su mayor parte de caballería, treinta cañones y catorce ametralladoras, se enfrentó a los casi seis mil hombres de Maharero, cuyas familias esperaban en las inmediaciones el resultado del choque. Aunque los harare estaban bien armados con fusiles, su gran ventaja consistía en triplicar en número al enemigo y controlar el terreno con sus pozos de agua.

Consciente de que ello era un importante inconveniente si se prolongaba la campaña, Von Trotha ordenó un ataque simultáneo por tres flancos, dejando un cuarto como puente de plata para que escapara hacia un lugar tan naturalmente hostil como el desierto del Kalahari. Y, en efecto, tras un feroz combate y muchas bajas, los herero huyeron por ese paso, la llanura de Omaheke.

Tal como habían calculado los alemanes, el desierto se cobró más vidas que la lucha y tan sólo un millar de exhaustos hereros guiados por Maharero lograron cruzar aquel terrible sitio para alcanzar Bechuanalandia (actual Botsuana), que era territorio británico y donde les dieron asilo a cambio del compromiso de mantenerse en paz.

Entretanto, Von Trotha continuó con su plan y decretó la Vernichtungsbefehl, orden de exterminio de todo herero capturado, fuera o no combatiente; en el caso de mujeres y niños, deberían abandonar la colonia y unirse a los exiliados o también se les ejecutaría. Y para redondear la cosa, no sólo mandó envevenar los pozos de agua del entorno de Omaheke, de manera que ningun nativo pudiera desandar el camino, sino que además creó el campo de concentración de Shark Island.

Ese lugar, situado en la Bahía de Lüderitz (anterior Angra Pequeña, en portugués), fue un auténtico precedente -y quizá inspiración- de los campos de exterminio nazis, el primero que hubo de ese tipo. Cerca de tres mil nativos fallecieron tras sus muros o incluso antes, pues los que estaban demasiado enfermos eran fusilados durante el trayecto en tren. Se separaba a las familias y el frío clima, junto con el hambre (se les daba un poco de arroz, comida desconocida en aquellas latitudes), fueron acabando con los internos.

Theodor Leutwein / Foto: Dominio público en Wikimedia Commons

Leutwein presentó una protesta formal contra aquel genocidio ante el canciller von Bülow, pero éste se declaró incompetente respecto a la autoridad del teniente general, cuyas prerrogativas le permitían responder sólo ante el káiser. Ahora bien, ya empezaba a oirse un clamor internacional sobre la situación, así que Guillermo II, que hasta entonces había defendido su política colonial y el trato a los indígenas argumentando que la Convención de Ginebra de 1864 excluía forzosamente a hereros y namaquas porque se trataba de bárbaros sedientos de sangre y subhumanos (varios médicos del campo de Shark Island así lo aseguraban, tras sus estudios antropométricos), relevó a Von Trotha sustituyéndole por Friedrich von Lindequist en 1905.

Witbooi falleció ese mismo año y Maharero en 1923, en el exilio bechano; ambos son hoy héroes nacionales de Namibia. Se calcula que el número de nativos masacrados ascendió a unos sesenta y cinco mil hereros por diez mil namaquas. Alemania se disculpó oficialmente en 2004.

Fuentes: Germany’s Genocide of the Herero: Kaiser Wilhelm II, His General, His Settler, His Soldiers (Jeremy Sarkin) / The Herero War – the First Genocide of the 20th Century? (Martin Weiser) / The Kaiser’s Holocaust: Germany’s Forgotten Genocide and the Colonial Roots of Nazism (Casper Erichsen y David Olusoga) / Campos de muerte Geografía del mal (Carlos Canales y Miguel del Rey) / Wikipedia.

About these ads
bookmark icon

Send this to friend