La tumba de Ciro el Grande, la construcción más antigua del mundo con aislamiento sísmico

Publicado hace 5 meses -


Ciro II el Grande fue el fundador del imperio persa aqueménida, tras su victoria sobre los medos en 550 a.C., reinando hasta su muerte en 529 a.C.

Sus conquistas dieron lugar al mayor imperio conocido hasta entonces, que se extendía desde el Mediterráneo hasta la India, y que duraría más de doscientos años, hasta que llegó Alejandro Magno.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre con el último lugar de reposo del macedonio, todavía desconocido, la tumba de Ciro el Grande se alza desde hace más de 2.500 años cerca del yacimiento de Pasargada en Irán, a un kilómetro de distancia de la que fuera la primera capital del imperio.

O por lo menos la que fue identíficada como tal por los griegos. Alejandro habría ordenado al historiador Aristóbulo de Casandrea que entrase a la tumba. Según su descripción, hoy perdida pero citada por Flavio Arriano en su Anábasis del siglo II d.C., allí encontró un sarcófago de oro, piedras preciosas y una inscripción. Estrabón indica que esta inscripción decía:

Caminante, yo soy Ciro, el que dio a los persas un imperio y fue rey de Asia. No me tengas rencor por este monumento

Sin embargo ninguna inscripción es visible hoy y en realidad no hay ninguna evidencia de que pertezca a Ciro, aunque la tumba sigue atribuyéndosele siguiendo la tradición. Según una leyenda, cuando los árabes conquistaron la zona los guardianes de la tumba convencieron a su jefe militar de que la tumba no era la de Ciro, sino la de la madre del rey Salomón, lo que evitó su destrucción. Los musulmanes se limitaron a borrar la inscripción, que fue sustuida por un verso del Corán. La tumba que sí está identificada es la de su hijo Cambises II, que se encontró también en Pasargada en el año 2006.

La tumba de Ciro en 1840, por Eugene Flandin
La tumba de Ciro en 1840, por Eugene Flandin

En cualquier caso lo interesante de la tumba, aparte de su antigüedad, simbolismo e importancia histórica, es que se trata de la primera estructura conocida en incorporar aislamiento sísmico, lo que la ha protegido de terremotos a lo largo de todos estos siglos.

Construída tras la muerte de Ciro en el año 529 a.C., su diseño es una mezcla de estilos que se pueden rastrear en los zigurats mesopótamicos y las tumbas de Urartu, junto con influencias babilónicas, asirias y egipcias. De hecho parece que sus dimensiones son exactamente las mismas que las de la tumba de Aliates II, el padre del rey Creso de Lidia, descubierta en 1854 cerca del río Hermus al norte de Sardes (la actual Sart turca).

Parte posterior de la tumba / Foto Darafsh en Wikimedia Commons
Parte posterior de la tumba / Foto Darafsh en Wikimedia Commons

Según la descripción de Aristóbulo la tumba estaba construída sobre grandes bloques cuadrados de piedra, encima de las cuales se disponían otras rectangulares. Finalmente la cámara con techo y una puerta tan pequeña (según las mediciones de los arqueólogos 1,39 metros de alto por 78 centímetros de ancho) que hasta para un hombre de baja estatura resultaba complicado acceder al interior. El cuerpo de Ciro reposaba dentro de un sarcófago de oro, rodeado de ricas telas babilónicas, joyas y cimitarras. Junto al sarcófago había una mesa dispuesta para comer, con su vajilla y cubertería.

En realidad, según los geólogos y arqueólogos, toda Pasargada estaba construída utilizando aislamiento sísmico, de manera muy similar al método que se emplea hoy día en centrales nucleares y otros edificios en zonas de riesgo. Los edificios tenían una base sólida de piedra, cimentada usando una mezcla de estuco de cal y ceniza o arena. Sobre ella se disponía otra capa de grandes piedras pulidas unidas mediante grapas metálicas, lo que permitía a la estructura vibrar y deslizarse en caso de terremoto. Parece que este sistema podía resistir temblores de intensidad 7 en la actual escala de Richter.

Foto Mohammad Reza Domiri Ganji en Wikipedia
Foto Mohammad Reza Domiri Ganji en Wikipedia

Una prueba de ello puede ser que la tumba se mantiene en pie después de 2.500 años, mientras que las columnas que la rodean y la estructura que soportaban han desaparecido casi por completo.

Fuentes: Circle of Ancient Iranian Studies / An investigation into the seismic base isolation from practical perspective / Historical Iranian Sites and People / Wikipedia

Advertisements
bookmark icon

Send this to friend