La presa romana más larga del mundo mide 2 kilómetros y aun está en uso

Publicado hace 8 meses -


La presa de Homs en la actualidad / Google Maps
La presa de Homs en la actualidad / Google Maps

Hay una corriente rabínica que se puede rastrear en algunas versiones del Talmud que menciona un octavo mar, además de los siete que tradicionalmente se citan rodeando la tierra de Israel: el Gran Mar (Mediterráneo), el Mar de Tiberias, el Mar de Kub, el Mar de Sal (Mar Muerto), el Mar de Helath, el Mar de Shilhath y el Mar de Apamea. El octavo es el Mar de Homs, y en dichas versiones del Talmud aparece siempre como interrogante y no como afirmación. Porque los estudiosos talmúdicos no estaban completamente seguros de si debía incluirse o no en la lista.

La respuesta es probablemente que no, si ese mar de Homs se corresponde con el actual lago de Homs que existe en Siria. El lago de Homs (también llamado lago Qattinah) es un lago artificial situado a unos 12 kilómetros al suroeste de la ciudad del mismo nombre, cuya creación se atribuye a Diocleciano. Tiene unos 60 kilómetros cuadrados de superficie, y se formó por la construcción de una presa sobre el río Orontes (al-Asi).

La presa de Homs en 1918 / foto Abdulrzzak Alturkmani en Flickr
La presa de Homs en 1918 / foto Abdulrzzak Alturkmani en Flickr

Algunos historiadores han querido vincular sus orígenes con el faraon Seti (1319-1304 a.C.). Tradiciones orales locales la vinculan con figuras históricas como Alejandro Magno, la reina Zenobia de Tadmor o la reina de Saba. Sin embargo la opinión actual de los arqueólogos coincide con la tradición talmúdica en que la estructura de la presa data del período de Diocleciano (284-305 d.C.). Aunque no existen evidencias de ésto, lo que sí parece claro es que el sistema de construcción es el típico empleado por los romanos de esa época, tal y como concluyeron las investigaciones llevadas a cabo a finales del siglo XIX y principios del XX.

El lago fue la mayor reserva artificial de agua construída hasta aquel momento, con una capacidad de unos 90 millones de metros cúbicos, que se destinaban principalmente al regadío. Para retener el agua los romanos levantaron una presa de 7 metros de altura y 2 kilómetros de largo, la más larga de las presas romanas que se conservan. Su núcleo es de opera caementicia, el famoso hormigón romano, y está recubierta con bloques de basalto. Tiene forma de V extremadamente abierta, con su vértice mirando hacia el lago. En cuanto a su anchura, es irregular, con unos 3 metros en la base y tan solo 1,5 metros en su parte más alta por el este, que se va ampliando hasta alcanzar los 14-20 metros en la base y los 6 en la parte alta central, para reducirse después según continúa hacia el oeste.

La presa en una emisión de sellos de 1946 / foto Syrian History
La presa en una emisión de sellos de 1946 / foto Syrian History

Entre 1934 y 1938 los franceses elevaron su altura, construyendo sobre la antigua presa romana, lo que contribuyó a preservar la antigua fábrica al mismo tiempo que aumentaba la capacidad del lago hasta los 200 millones de metros cúbicos.

No hemos podido encontrar imágenes actuales de la presa, probablemente debido al estado de guerra que vive la zona dentro del conflicto Sirio desde hace varios años. En algunos sitios aparecen fotografías etiquetadas como Homs Dam (presa de Homs) pero que en realidad corresponden a presas romanas situadas en otros lugares.

Fuentes: Diocletian and the Construction of the Homs Dam (Tziona Grossmark) / Wikipedia / Archaeology Data Service

Advertisements
bookmark icon

Send this to a friend