Los bisontes de arcilla de la cueva Tuc d’Audoubert, un conjunto único en el arte paleolítico

Publicado hace 6 meses -


Cerca de la localidad francesa de Montesquieu-Avantès, en la región de Midi-Pyrénées, hay un sistema subterráneo de cavernas, algunas de ellas comunicadas, y que presentan grabados y pinturas rupestres del período Magdaleniense, fechadas en torno al 17000-10000 a.C.

En una de ellas, la de Tuc d’Audoubert, se conserva un conjunto único dentro del arte paleolítico, dos bisontes esculpidos en arcilla. La cueva de Tuc d’Audoubert fue descubierta en 1912 por los tres hijos adolescentes del conde de Bégouën, quienes dos años más tarde hallarían también la contigua gruta de Trois Frères (llamada así por ellos, tres hermanos). Ambas grutas no están comunicadas, siendo la de Trois Frères la que presenta un más rico conjunto de arte parietal consistente en grabados y pinturas. Fueron examinadas por el famoso arqueólogo e historiador Henri Breuil, quien publicó varios estudios sobre las mismas.

Mapa de Tuc d'Audoubert, foto CREAP.fr
Mapa de Tuc d’Audoubert, foto CREAP.fr

Tuc d’Audoubert no es tan rica pero se ha hecho famosa precisamente por el hallazgo de dos bisontes esculpidos en arcilla, de una belleza natural realmente asombrosa, que los convierten en un conjunto único dentro del arte paleolítico, y se cuentan entre las más grandes y estilizadas esculturas prehistóricas que han sobrevivido.

Los descubridores junto con su padre y Henri Breuil a la entrada de la gruta. Foto
Los descubridores junto con su padre y Henri Breuil a la entrada de la gruta. Foto Bègouën.

La cueva tiene galerías en tres niveles, estando la más baja atravesada por las aguas del río Volp. La más alta y lejana a la entrada, unos 900 metros, es precisamente la Sala de los Bisontes, en la que también hay esbozos de otros dos bisontes, en forma de grabados en el suelo, y huellas de pies humanos.

Huellas de niños en Tuc d'Audoubert. Foto Bègouën.
Huellas de niños en Tuc d’Audoubert. Foto Bègouën.

Los dos bisontes de arcilla fueron modelados, según los historiadores, utilizando algún tipo de espátula, y las marcas de los dedos del escultor todavía son visibles en varias partes como las mandíbulas. Uno es macho y otro hembra, y tienen una anchura de 63 y 61 centímetros y unos 46 de alto. También presentan grietas, probablemente producidas al secarse la arcilla inmediatamente después de haber sido esculpidos.

La escena representa el preambulo del apareamiento de ambos animales, y se ha puesto en relación con rituales o ceremonias chamánicas que se pudieron desarrollar en el interior de la caverna, una teoría reforzada por el descubrimiento de numerosas huellas de niños.

Su magnífico estado de conservación es debido a la ausencia de agua filtrada en la galería, y a que el acceso siempre fue ciertamente complicado.

Advertisements
bookmark icon

Send this to friend