Demetrio I, el rey griego de Bactriana cuyo rostro fue el prototipo para las primeras esculturas de Buda

Publicado hace 9 meses -


_FilePane-Greco-BactrianKingdomMap-es.svg

Cuando Alejandro Magno conquistó las regiones de Bactriana y Gandhara, ambas estaban ya desde hacía tiempo bajo la influencia del budismo, por su contacto directo con India. Esta influencia continuó bajo el Imperio Seléucida que siguió a la muerte de Alejandro, y se incrementaría posteriormente hasta el punto de que uno de los reyes grecobactrianos, Demetrio I, sería uno de los modelos que dieron origen a las primeras esculturas de Buda.

Alrededor del año 250 a.C. el gobernador de Bactriana, Diodoto, proclamó la independencia de sus territorios del imperio seléucida de Antioco II, mientras éste estaba ocupado en su guerra contra el Egipto ptolemaico. Así surgió el reino Grecobactriano, que hasta el año 120 a.C. constituiría el área más oriental del mundo helénico.

El cuarto monarca del reino Grecobactriano fue Demetrio I, quien extendería su territorio conquistando grandes áreas del actual Pakistán, Irán oriental e incluso el Punyab en India. Nunca perdió una batalla, y por ello póstumamente se le conoció como Aniketos (el invencible).

Tetradracma de Demetrio I
Tetradracma de Demetrio I

Ya desde antes de la independencia del reino los griegos habían mantenido contactos estrechos con el imperio Maurya, que había reconquistado el noroeste de India a la muerte de Alejandro. Se establecerían alianzas dinásticas y matrimoniales entre griegos e indios, así como un intercambio permanente de embajadores. Cuando el Imperio Maurya fue derribado por la dinastía Sunga, Demetrio I inició su invasión de India en el año 180 a.C.

Los historiadores no se ponen de acuerdo en los motivos de la invasión, pero la mayoría opinan que se produjo para proteger a los budistas de las persecuciones religiosas de los sungas, tal y como relatan las escrituras budistas. Demetrio llegaría hasta la capital imperial de Pataliputra (la actual Patna, en el Este de la India) y la conquista quedaría completada en el 175 a.C.

El reino Indogriego
El reino Indogriego

Con la muerte de Demetrio el reino quedó dividido, posiblemente entre su hermano y su hijo. Éste se quedó con la Bactriana, mientras que áquel heredó la mitad sudoriental. La escisión de estos territorios del noroeste de la India supuso el nacimiento de un nuevo estado, el Reino Indogriego, que perduraría hasta el año 10 d.C.

Durante los casi dos siglos de su existencia la cultura griega y el budismo se mezclaron en un sincretismo todavía rastreable hoy en día, y dieron origen a lo que se ha llamado arte grecobudista. Sería como resultado de esta interacción entre las culturas helenística y budista que surgirían las primeras esculturas antropomorfas de Buda.

Una de las primeras esculturas de Buda
Una de las primeras esculturas de Buda

Antes de estos contactos el arte budista era anicónico, no existían representaciones figurativas. Buda solo era representado mediante símbolos, como un trono vacío, un árbol Bodhi, un pie o la rueda de la oración. Esto tenía relación con uno de los dichos de Buda recogidos en el Digha Nikaya, según el cual había establecido que no deseaba ser representado físicamente tras la extinción de su cuerpo.

Algunos historiadores como Linssen creen que la tradición griega del culto al cuerpo, unido al hecho de que no se sentían vinculados por la restricción budista, les llevó a crear las primeras esculturas figurativas de Buda. Para ello utilizaron elementos estilísticos de influencia griega, como la toga o himatión, la pose en contrapposto, el pelo corto y rizado mediterráneo y el realismo artístico.

No solo eso, para crearlas combinaron las características físicas de Buda con las imagenes del dios griego Apolo e incluso del divinizado Demetrio I, cuyo rostro se tomaría como modelo para las primeras representaciones. Las excavaciones arqueológicas en la zona de Gandhara han sacado a la luz numerosas de estas primeras esculturas grecobudistas.

Las consecuencias de este sincretismo fueron que las representaciones antropomorfas de Buda permitieron una comprensión más accesible de los principios budistas y, por tanto, contribuyeron a su difusión. En palabras del Dalai Lama:

Una de las características distintivas de la escuela de arte de Gandhara que emergió en el noroeste de la India es que está claramente influida por el naturalismo de la Grecia clásica. De esta forma, mientras que estas imágenes aún transmiten la paz interna que resulta de la puesta en práctica de la doctrina de Buda, también aportan una impresión de la gente que caminaba, hablaba y dormía igual que lo hacemos nosotros. Creo que esto es muy importante. Estas figuras inspiran porque ellas no solo representan la imagen, sino también la sensación de que podemos alcanzar nuestras metas si lo intentamos (Ecos de Alejandro Magno, 2000)

Vajrapani representado como Hércules protegiendo a Buda
Vajrapani representado como Hércules protegiendo a Buda

Otros elementos griegos se fundieron igualmente con el budismo. Por ejemplo, Heracles con la piel de león, que era la deidad protectora de Demetrio I, sirvió como modelo para el surgimiento de Vajrapani, el protector de Buda, y más tarde daría origen a los Nio, dioses guardianes de Buda que se representan a la entrada de numerosos templos budistas de Japón.

Advertisements
bookmark icon

Send this to a friend