Descubierta en Sudán una caja de cerámica vidriada decorada contra el mal de ojo

LaBrujulaVerde-caja-contra-el-mal-de-ojo

Un equipo de arqueólogos petenecientes al Berber-Abidya Archaeological Project, una colaboración entre el NCAM (Sudan’s National Corporation for Antiquities and Museums y el British Museum ha encontrado cerca del río Nilo en tierras sudanesas un cementerio de 2.000 años de antigüedad con varias tumbas excavadas en las rocas.

Lo más destacable de este yacimiento arqueológico ha sido el descubrimiento de una caja de cerámica vidriada, decorada con largos ojos que uno de los investigadores cree que tenía la intención de protección contra el mal de ojo. Esa decoración a base de largos ojos, llamados ojos udjat por los antiguos kushitas y los egipcios, es una tradición bien conocida en Egipto.

Los aldeanos habían descubierto accidentalmente este cementerio en 2002, mientras excavaban una zanja cerca de la localidad de Dangeil. Desde entonces los arqueólogos han realizado campañas que han permitido datarlo en la época del floreciente reino de Kush, a orillas del río Nilo, cuya capital era la antigua ciudad de Meroe, al sur de Dangeil. Su franja norte limitaba con el Egipto conquistado por Roma.

Fruto de estas campañas arqueológicas, el NCAM y el British Museum han publicado recientemente un libro que se puede consultar online con el título Excavations in the Meroitic Cemetery of Dangeil, Sudan (Berber-Abidiya Archaeological Project, 2014).

LaBrujulaVerde-tumbascementerioKush

Entre las piezas arqueológicas halladas en este yacimiento se encuentran algunas grandes jarras que originalmente estaban llenas de cerveza hecha a base de sorgo. En una tumba se encontró un anillo decorado con una deidad astada.

El anillo de plata, una pieza muy rara, fue tratado por el British Museum y sus investigadores creen que representa al dios Amun, que en el reino de Kush tenía una cabeza similar a la de un carnero. Un templo dedicado a Amun datado en el mismo período del cementerio se encuentra también en Dangeil. En ocasiones los antiguos oficiales utilizaban esos anillos para marcar la cerámica.

Además, en este cementerio se halló una bandeja de fiesta, consistente en siete cuencos unidos, seis de ellos rodean a otro central. Es una pieza única que posiblementa se utilizaría en el ajuar doméstico a la hora de la comida.

En otra de esas tumbas se encontró el cuerpo de un hombre que llevaba un anillo de piedra en su pulgar. Ese anillo lo usaría para tensar la cuerda del arco, por lo que se cree que el enterrado sería un arquero ya que también junto a él se hallaron varias puntas de flecha.

Vía: LiveScience