Flor Nueva, el vino que llevará agua a Etiopía

No es fácil hablar de esto sin que parezca una broma continua: un vino que se convierte en agua, al contario que el de los evangelios; los 300 héroes que ya no son espartanos sino españoles y miembros de un club; una fundación que se llama Cuentasueños; más de medio millar de etíopes que mejorarán su nivel de vida gracias a una famosa bodega…

Vamos poco a poco. La empresa vinícola en cuestión es Bodegas Muga, una empresa familiar cuyos dueños se reunieron este mismo año con los miembros de la Fundación Cuentasueños y juntos decidieron poner en marcha una idea benéfica que comunicaron a AMREF (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación). Esta última fue la encargada de buscar destino para esa idea, hallándolo en en un suburbio de Adís Abeba, la capital etíope: el distrito 04 de Kechene, donde sus habitantes sólo disponen de 11,5 litros de agua por persona y día, cuando la hay.

¿Cuál es esa idea? Fabricar un vino de Rioja exclusivo llamado Flor Nueva que tiene como principal particularidad el estar elaborado con variedades de uva poco comunes (mazuelo 30%, graciano 20%, garnacha 25%, tempranillo 15%, y maturana 10%) y envejecido en unas barricas más grandes de lo normal denominadas bocoys. Este caldo, cuya primera generación será muy joven por la necesidad de obtener recursos para Etiopía cuanto antes, no saldrá a la venta de forma normal. Ahí interviene otro de los factores que antes resaltaba por estrambótico, los 300.

Bodegas Muga y la Fundación Cuentasueños han convencido a un grupo de selectos personajes de altas esferas (directivos de empresas, entidades financieras, constructoras…) para que formen el llamado Club de los 300 -huelga comentar cuántos son en total-. Desde el anonimato, su compromiso es comprar cada año 6 botellas de Flor Nueva por un importe de 180 euros que se destinarán íntegramente a financiar el proyecto de Kechene.

Y llega el momento de preguntarse en qué consiste el proyecto en cuestión. Pues en facilitar un suministro de agua potable a la población, no sólo para beber sino también para lavarse y usar en casa: se construirán 2 sistemas de almacenamiento y distribución de agua, 2 servicios de duchas comunitarias, una instalación de saneamiento básico en un centro escolar y 2 kioscos de agua y saneamiento con letrinas, duchas, lavaderos y grifos. Todo ello gestionado in situ por varios comités.

El presupuesto previsto para las obras, que se ejecutarán en 9 meses, es de 49.000 euros. Según los cálculos, cada botella de vino vendida permitirá que 3 vecinos tengan agua el resto de su vida pagando una pequeña tasa de mantenimiento. Y en total hay 6.500 personas.

Por cierto, para el que no lo sepa: Flor Nueva es la traducción española de Adís Abeba.

Tweet about this on Twitter23Share on Facebook17Share on Google+6Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

Te puede interesar