Siguiendo la campaña ‘Presume de pueblo’ de Aquarius

Aquarius pueblito

A principios de verano os hablé en Viajeros de la original campaña puesta en marcha por Aquarius, en la cual ofrecían su muro de Facebook a todos aquellos pueblos y negocios que quisieran promocionarse a través de su timeline, y que tuvo un gran éxito con la adhesión de más de 50 localidades. Se trataba de echarle una mano a nuestro turismo, y en especial a aquellos sitios pequeños que más lo necesitaban.

Ahora vuelven a la carga con una aplicación de Facebook que recoge las experiencias acumuladas durante los meses estivales, llamada ‘Presume de pueblo‘. Consiste en elegir el pueblo que te ha adoptado y compartir una de las más de 200 fotografías disponibles, ya sea en tu timeline o poniéndola como cabecera de tu perfil.

Les recuerdo lo que decíamos entonces al respecto:

Aquarius nos tiene acostumbrados a magníficas campañas de marketing todos los años. Este año no iba a ser menos, pero es que además inciden sobre una temática que aquí nos gusta mucho, el turismo rural, y con una idea excelente y, por que nó, nada descabellada: que los pueblos puedan adoptar a urbanitas que no tienen pueblo al que regresar durante las vacaciones del verano.
Si la cosa se quedase ahí no tendría mayor trascendencia, pero no lo hace. Con la que está cayendo, como bien dicen en la web oficial, se han propuesto echarle una mano a nuestro turismo, pero al turismo de los sitios que más lo necesitan, el de los pequeños pueblos repartidos por toda nuestra geografía, esos pueblecitos encantadores que los que tenemos la suerte de tener uno sabemos que agradecen hasta la última pizca de apoyo. Esos pueblos que lo son todo para nosotros cuando somos niños, y a los que regresamos de adultos una y otra vez, a los que llevamos a nuestros hijos y seguramente llevaremos a nuestros nietos, porque son la esencia de lo que somos.

Se pueden hacer campañas publicitarias de todo tipo y formato. Pero creo que en esta ocasión Aquarius ha acertado perfectamente, con una campaña original y, por qué no, necesaria. Evidentemente el fin último es que se hable de Aquarius, pero que hayan encontrado la fórmula mágica para que la campaña sea todo un éxito en las redes sociales sin extravagancias ni cosas raras, es todo un acierto.