La colección de arte con material reciclado del Museo de Bellas Artes de Montreal

Colección arte materiales reciclados Museo Bellas Artes Montreal

Muchas veces hemos hablado aquí de una tendencia cada vez más extendida: los artistas que recurren a materiales de deshecho para hacer sus obras. Lo que puede parecer más sorprendente es que un museo tenga una colección de piezas de ese tipo, ya que normalmente suelen verse sólo en galerías o exposiciones temporales.

Pero el Museo de Bellas Artes de Montreal (Canadá) sí que tiene varias y no de un único artista sino de un buen puñado de ellos. Muy variados, además, en estilos y materiales. Allí está Claude Cormier, que realiza collages de gran tamaño (una sala entera) reuniendo cientos de peluches de animales; el resultado es un calidoscopio multicolor que gana cuando se ve a cierta distancia, como en la imagen.

En Masse es el nombre de un grupo de artistas canadienses que aprovecha espacios abandonados y edificios vacíos para realizar enormes murales. En contraste con Cormier, sólo utilizan blanco, negro y gris. En el museo también tienen una sala entera, a la que han incorporado unos sacos rellenos como sofás.

Nam June Paik, miembro del movimiento Neo-Dadá, hace figuras antropomórficas con viejos televisores, dotándolas incluso de música. Folkert de Jong, por su parte, recoge todos los materiales que encuentra y que no suelen ser reciclados por los cauces habituales y con ellos realiza sus obras alegóricas.

Mención aparte requiere el uso de la madera, un material clásico para la escultura pero que aquí procede de muebles desvencijados. Hay una excepción, la de Stephan Balkenhol, que recurre a largos troncos de álamo y abeto para crear bustos humanos hiperrealistas. Pero Los Carpinteros, un grupo de escultores de La Habana, aplica la tradición de la talla cubana para hacer sus propios muebles a partir de otros (tienen una curiosa cómoda en forma de enorme granada de mano); y Gilles Mihalcean, natural del propio Montreal y muy conocido en Quebec, aprovechó tableros y patas de sillas para un retrato de su padre de gran tamaño.

Vía: inhabitat