200 años de Dickens

200 años Dickens

Hoy se cumplen 200 años del nacimiento de Charles Dickens, efeméride que Inglaterra va a celebrar a lo grande hasta el punto de que, por encima del Jubileo de la Reina y de los Juegos Olímpicos de Londres, a 2012 ya se lo ha dado en llamar el Año de Dickens. Hay varias exposiciones organizadas, así como tours por la capital visitando lugares destacados de su vida.

Para entender esta devoción es necesario saber que este escritor era tremendamente popular, con lectores de todas las clases sociales que semana tras semana esperaban ansiosamente la nueva entrega de la novela de turno para saber cómo terminaba la escena o qué había pasado con determinado personaje en apuros. Una forma de publicar habitual en la época -por ejemplo, una de las grandes novelas de la literatura universal como Crimen y castigo de Dostoievski también se publicó así- porque la mayoría de la gente no podía gastarse su exiguo dinero en un libro (aunque después las entregas se recopilaban y editaban en un volumen).

Además Dickens, famoso por tratar temas sociales y defender a las clases bajas en sus obras, sabía de lo que hablaba por haberlo experimentado. Aunque su familia no era proletaria, su padre fue encarcelado por deudas y él, siendo niño aún, tuvo que entrar a trabajar en una fábrica 10 horas diarias. Le salvó la muerte de la abuela materna, que legó una herencia y pudieron volver a la vida normal. El joven Dickens, sin embargo, no había ido a la escuela y tuvo que aprender por su cuenta.

Tanto se aplicó que logró entrar como pasante y taquígrafo en un bufete. Poco después, en 1828, se convertía en periodista, cubriendo información política y, de hecho, su primera publicación consistió en una recopilación de reportajes parlamentarios. Pero paralelamente había comenzado a escribir ficción y pronto consiguió publicar también la que fue su primera novela, Los papeles póstumos del club Pickwick.

Casado en 1836 con Catherine Thompson Hogarth, con la que tuvo 10 hijos, continuó alternando su trabajo para la prensa con la literatura, apareciendo Oliver Twist, Cuento de Navidad y David Copperfield, que fueron grandes éxitos. Ello le permitió ser un escritor conocido y viajar por Europa y EEUU. Se metió en el mundo teatral y hasta fue recibido por la reina Victoria.

A mediados de siglo su vida entró en crisis debido a una enfermedad, si bien continuaba triunfando con Historia de dos ciudades. La puntilla llegó en 1865, cuando sobrevivió a un accidente ferroviario en el que viajaba con una amante, lo que supuso la separación de su esposa y la impresión para el resto de sus días de haber visto a las víctimas destrozadas.

Dickens murió de un ataque de apoplejía en 1870. Contra sus deseos, fue enterrado en la Abadía de Westminster junto a otros grandes de las letras, las artes y las ciencias.