Kiss y su GlamRockCircus

Un concierto se empieza a saborear desde el primer acorde, cada nota da comienzo al acelerón que conlleva los directos y se presume siempre como una noche larga de contenidos y emociones. Fue Kiss algo así, rock por todo los lados; mejor llamado un Glamrockcircus de apoteosis. Y es que uno que está curtido en mil batallas de directos, descubrió este sábado pasado la puesta en escena demoledora de una banda Circense pero efectista y con calidad, los Norteamericanos Kiss pusieron patas arriba el monte Cobeta con grandes dosis de Hard Rock mezclados con la rabia y el teatro del estilo Glam. Puro arte de vodevil atemporal que nos hacia sonreir como chiquillos sin serlo, pero deseando no perder en la memoria el olor a directo de finales de los 70´y principios de los ochenta que estabamos presenciando. Un directo fuera de época pero que funcionaba por todos los costados, un sonoro aplauso, las buenas cosas no caen en el olvido y menos si se comienzan con el pie derecho (Deuce) y otro trallazo llamado Strutter.

Vayamos por partes; Kiss son puro espectáculo de luces, merchandising, sonido, maquillaje y mucho rock and roll. El concierto fue puro divertimento, y en ese estado que sumergieron al público parecian implantar en nuestros cerebros la imposibilidad de presentarse cualquier grupo en directo con solo sus canciones. Paul Stanley y compañía presentaron un show sobrecargado pero sencillamente genial, exceso de explosiones pero excesos de grandes instrumentistas (brillante Eric Singer alas baquetas). No falto nada, emoción a raudales, griterío en masa y la esencia del rock sobre un escenario que se les quedaba pequeño; Stanley y Simmons llegaron a volar uno sobre el público y otro por encima del escenario.

Si tenemos que ponerles un pero ese no es otro que la ayuda que tienen en el maquillaje y las explosiones para resultar más efectistas, aún así el espectáculo bien merece el viaje realizado y el pago de la entrada.

Kiss aún tiene cuerda si continúan por estos caminos (son los únicos que conocen), recordemos que en solitario no merecen mucho recuerdo sus discos. Los Kiss son una banda que son lo que son; espectáculo, técnica, ritmo, grandes comunicadores y llenos de carisma. La próxima vez espero volver a verles y que nadie se lo pierda, te gusten o no los Kiss no serás defraudado.

Kiss triunfa en un Kobetasonik
Los neoyorquinos Kiss enloquecen a 29.000 fans

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Buffer this page

Te puede interesar