(WM) Whitehouse Madrid 7/10/06

whitehouse.pngSeguro que a estos dos tipos (humanos) William Bennett y Philip Best les encantarían las cábalas de la W y la M. Cinco puntas por dos, diez, el mes de octubre. Tres puntas superiores por dos seis, el año,2006 y siete, el día, si sumamos 3 y 2 puntas de la W y las dos primeras de la M. La fecha perfecta, el día adecuado. Whitehouse dentro del Festival Experimenta 06 que se celebró en La Casa Encendida en Madrid. A las diez de la noche.

Pero la WM también era una táctica futbolística muy defensiva que hizo famosa la selección alemana de los cincuenta. Y eso es lo que resulta un show de Whitehouse veinticinco (cinco por cinco puntas) años después. Para bien o para mal la propuesta del dúo ha sido ya asimilada y superada, ya no sorprenden ni asustan como antes, la propia sociedad actual, los propios medios les han sobrepasado.

Los tiempos de la mítica Come Organisation quedan muy atrás. Sus discos son ya obras de culto, de estudio, casi unos dinosaurios. Desde la explosión tecno de los 90, con el trance, las raves, el bleep, el ruidismo japonés, y también, el bakalao su música no provoca como antes pues todos estos géneros la han utilizado y hecho de consumo habitual y en las discotecas más saturadas del Levante español se baila a unas revoluciones que nunca ellos mismos hubiesen imaginado. Por otro lado su mensaje sexual y cercano al masoquismo (acabaron, claro está, sin camisa, tocándose los pezones) ha sido ya devorado por la sociedad actual, por internet y el consumo masivo de pornografía, en todo tipo de variantes. En uno tiempos en que la gente ve vídeos de zoofilia en el correo del trabajo ya no resultan tan inquietantes sus mensajes. Pero ellos, con su visión adelantada, con su carácter precursor y visionario han tenido mucho que ver para esta revolución social y cultural.

Ellos y gente como Miguel Ángel Martín, uno de sus grandes fans (el sentimiento es mutuo) han conseguido o han ayudado que las estrellas porno lo sean masivas y que las aberraciones más retorcidas se emitan en prime time por televisión. Sí, times are changin???

El show resultó por tanto un acto más nostálgico que otra cosa (además ya no está el escritor Peter Sotos en el grupo como hace unos años, todo un provocador) poniendo en marcha todo lo que ya habíamos visto en vídeos, provocando con su actitud, con sus loas a la máquina y con sus recitados y proclamas. Amenazando al público y criticando su pasividad. Si bien algún asistente quiso responder a los músicos y, en unos tiempos por otro lado tan asépticos, hubo quien se atrevió a lanzar alguna lata al escenario.

Pero ya nada, como decimos para bien o para mal, es como hace veinticinco años. El ruido digital y los laptops no pueden sustituir el temblor analógico, todo es distinto, bien diferente. Y así y todo nos lo pasamos en grande.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Buffer this page

Te puede interesar