La música en imágenes (asociaciones visuales y sonoras)

Supongo que la mayoría de las personas, entre las que por supuesto me incluyo, cuando leen una novela, tienden a poner en imágenes el contenido de lo que estan leyendo. Pero quizás no sea tan habitual plasmar (conscientemente o no) obras musicales de manera visual.

A menudo, ciertas melodías se convierten en involuntarias bandas sonoras de imágenes que tenemos archivadas en nuestra mente. Por ejemplo, yo cuando escucho el disco de Mercury Rev Deserter??? Song (1998) siempre me vienen a la cabeza ciertos fotogramas del film de Max Ophuls Carta de una desconocida (Letter To An Unknow Woman, 1948). Esto me ocurre especialmente con canciones como Holes o Endlessly. Es evidente que no podemos establecer racionalmente relación alguna. Desde luego, por el argumento de la película, no. Y huelga decir que la banda sonora que compuso Daniele Amfitheatrof poco tiene que ver con la música del combo de Buffalo. Además, recientemente he tenido la oportunidad de leer la estupenda novela de Stephen Zweig en la que se basa la película y no recordé para nada la música de los Rev al leerla.

A veces el porqué de ciertas asociaciones de ideas, imágenes y melodías se podría encontrar con toda seguridad en algún lugar recóndito de nuestro subconsciente, pero resulta muy difícil averiguar la razón última del por qué establecemos tales asociaciones. En otras ocasiones, la identificación de música e imagen se produce con obras pictóricas.

Con los dos primeros discos de Tom Waits – especialmente el segundo, The Heart of The Saturday Night (1974) ??? acuden a mi mente las imágenes urbanas de Edward Hopper, especialmente las de lienzos como Nighthawk y Drug Store, aunque en este caso resulta obvia (incluso inevitable) tal identificación. No sé si por casualidad, el siguiente disco que editó Waits se tituló precisamente Nighthawk At The Dinner (1975).

Pongamos finalmente otro ejemplo: las sensaciones entre lo costumbrista, lo íntimo y melancólico, que desprenden ciertos cuadros del británico David Hockney (aquellos más cercanos al pop-art, como Mr and Mrs Clark and Percy o My Parents) son muy parecidas a las que nos sugieren la calidez de los primeros discos de Joni Mitchell, especialmente Clouds (1960) y Ladies of the Canyon (1970).

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

Te puede interesar