Libros encuadernados en piel humana

En mis escasos diez años como bibliotecario jamás había oído hablar de algo así. Pero lo ha publicado Livescience hace un par de días y curiosamente ha pasado desapercibido y de puntillas por la blogosfera: muchas de las mejores y más reputadas bibliotecas del mundo poseen libros encuadernados en piel humana.

Según la citada página web se trata de una práctica bastante común en siglos pasados, aunque siempre semioculta a los ojos de la sociedad.

Las mejores colecciones de estos singulares ejemplares se hallaban entonces en manos de doctores, principalmente de aquellos que tenían acceso a miembros amputados y cuerpos que nadie reclamaba. Pero en ocasiones bibliófilos, de mente insana diría yo, compraban piel de criminales ejecutados, cadáveres de las escuelas de medicina o personas pobres fallecidas, para poder encuadernar sus volúmenes más preciados.

Por supuesto hoy en día las bibliotecas que poseen alguno de estos raros ejemplares no permiten su circulación, sólamente la consulta por estudiosos y expertos.

Entre las bibliotecas propietarias de al menos un libros encuadernado con piel humana estarían la de la Universidad de Harvard, la Brown’s John Hay de Providence, el Colegio de Físicos de Filadelfia, y la Biblioteca Nacional de Medicina en Maryland. Seguro que hay muchas más.

En cuanto a anécdotas, las hay tan curiosas y sorprendentes como que la Biblioteca Pública de Cleveland guarda un Corán encuadernado en la piel de su anterior propietario, un lider tribal árabe.

Puede parecer repulsivo que existan semejantes artefactos, pero no olvidemos que los museos arqueológicos están llenos de huesos humanos. Incluso las momias, cadáveres al fin y al cabo, se exponen alegremente al público.

“Otra cosa sería que los libros procediesen de la Alemania nazi” dice Paul Wolpe del Centro de Bioética de la Universidad de Pennsylvania. Y es que los nazis fabricaron hasta pantallas de lámparas con la piel de sus víctimas.

Sobre el tema de la encuadernación con piel humana existen incluso artículos de revistas. Realmente asombroso y escalofriante.

Tweet about this on Twitter1Share on Facebook3Share on Google+0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

Te puede interesar